Autores

María José García Calvo, rjm

Mi “sí” a Isa Solá

“Gracias, Isa, por ser Evangelio vivo, por dejarte partir, por entregarte sin reservas. Ese gesto de amor no necesita muchas homilías, lo entiende todo el mundo”