José Moreno, el cura payaso que hace más amena la cuarentena del coronavirus a los niños

Con un número aun creciente de afectados por el Covid-19, España no pasa por su mejor momento. Nuestro país se enfrenta a unas semanas de confinamiento en el que la incertidumbre y la desesperanza pueden adueñarse de muchos hogares. “Pero también esta situación puede enfocarse desde una perspectiva evangélica”, afirma a Vida Nueva José Moreno. Algo que este sacerdote de Badajoz ha querido subrayar a todos, especialmente a los más pequeños, vistiéndose de payaso y ofreciendo algunas reflexiones, a través de pequeños vídeos, sobre la crisis del coronavirus y qué se puede aprender de ella.



Moreno da clases en la Facultad de Educación, especializado en magisterio de niños de 3 a 6 años, por lo que está familiarizado con ese lenguaje sencillo pero lleno de significado que los más pequeños manejan. Coordina, además, la catequesis de su parroquia, la cual se ha planteado desde la experiencia de Dios a través de los sentimientos, las emociones y la vida comunitaria. “Los vídeos son una manera de darle continuidad a este planteamiento, ya que siempre tratamos de vincular la catequesis de la parroquia con lo actual, con lo que ocurre”, explica.

Por ello, quería “iluminar evangélicamente la vivencia del virus, ir viendo el dolor pero también la esperanza”. El traje de payaso, eso sí, lo tiene “desde hace más de 20 años”, y resulta un elemento recurrente en las catequesis y actividad parroquial. “Es una forma de hablar con los niños y en este momento, además, de transmitirles alegría”, apunta.

Oportunidad de reflexión

“La gente está preocupada”, dice en el primer vídeo, publicado el 14 de marzo. “El presidente del Gobierno nos ha dicho que tenemos que tenemos que colaborar todos y que es una misión difícil: hay un virus que ha entrado y les hace daño a las personas, y ahora nos toca luchar contra ese virus”. Pero al coronavirus, como señala Moreno, no se le gana con la tristeza, sino con amor y alegría.

“Tenemos que cuidarnos y amarnos mucho, por eso nos quedamos en casa y hacemos muchas cosas en casa. Y, sobre todo, nos cuidamos unos a otros y cumplimos las normas. Nos saludamos con el codo, nos lavamos las manos… Hacemos todo como nos dicen, porque así nos queremos unos a otros”, explica. “Pero, además, hay que mantener el ánimo y la alegría, porque si nosotros lo hacemos bien, aprenderemos mucho de lo que está pasando con este virus”.


Además, al final del vídeo invita a la reflexión, señalando que de esta experiencia se puede aprender mucho “cómo conocer otros virus y luchar contra ellos”, como el virus del “hambre”. “Llevamos muchos años diciendo que vamos a vencer al hambre, pero no nos amamos, y hacemos muy poquito por los hambrientos”.

“Están cerrados los templos, no la Iglesia”

También en el segundo vídeo reflexiona sobre la importancia de que las personas se cuiden las unas a las otras. “La vida tan sencilla, todo lo que vivimos y no nos damos cuenta de nada. Hay millones de personas haciendo cosas los unos por los otros. Todos hacemos cosas por los demás, necesitamos de los demás. Pero a veces nos creemos que somos nosotros solos. El virus nos está enseñando que todos necesitamos de todos. Y que, esto que parece tan sencillo, es un milagro”.

Pero las reflexiones de este sacerdote no van solo dirigidas a los niños, sino también a los adultos. “stá viviendo estos días en su casa como todos los demás: haciendo cosas que, en otras circunstancias, no se hacen. “Estoy leyendo y escribiendo mucho”, dice. Sobre todo, reflexionando, también de la mano de muchas otras ideas que surgen en la Iglesia de nuestro país sobre cómo se están viviendo estos días.

“Hay un texto de Antonio Cantero que creo que es muy interesante para este periodo, porque también nos sitúa a los sacerdotes en una posición en la que tenemos que saber que los creyentes saben vivir su fe, que lo que está cerrado son los templos, no la Iglesia”, señala. “Es una forma de volver conectar la vida con el evangelio, porque a veces parece que le damos más importancia a otras cosas, que nos hemos olvidado”.

Noticias relacionadas
Compartir