.


Francisco aterriza en Tailandia

El Papa Francisco, a su llegada a Tailandia

El 32º viaje apostólico del Papa Francisco ya es una realidad. A las seis de la mañana hora española -12:03 en horario local- y después de casi once horas y media de vuelon, el Airbus 330 de Alitalia en el que viajaba el Papa desde Roma aterrizaba en el aeropuerto internacional Don Muang de Bangkok. Arranca así una gira que le llevará por Tailandia y Japón del 19 al 26 de noviembre.

A su llegada al área militar del aeródromo, Francisco fue recibido por un representante del Consejo de la Corona, así como por otras autoridades tailandesas. A pie de pista también se encontraba su prima, la religiosa salesiana Ana Rosa Sivori, que ejercerá de traductora papal durante toda su estancia en el país asiático.

Almuerzo y eucaristía privados

También dieron un saludo de bienvenida al Papa los obispos de Tailandia que ejercieron de introductores a un grupo de once niños vestidos con trajes tradicionales. Tras este breve pero emotivo acto, el Papa se dirigió a la nunciatura apostólica que está a unos 34 kilómetros del aeropuerto.Esta primera jornada en Bangkok será de descanso y aclimatación del Papa, que solo tiene previsto un almuerzo privado y la celebración de la eucaristía en la intimidad esta tarde.

Durante el vuelo papal, en su habitual saludo a los periodistas, Francisco de nuevo tuvo que bandearse ante las cuestiones sobre futuribles viajes a diferentes países. En el caso de España, se anticipó a la pregunta de Eva Fernández, la corresponsal de Cope, cuando ésta le dio un regalo con una referencia directa a los años santos compostelano e ignaciano que se celebran en España en 2021. “Esto es para que vaya a España… ¿no?”, bromeó el Papa.

Eva Fernández entrega al Papa dos muñecos de Santiago Apóstol y San Ignacio de Loyola/EFE

Eva Fernández entrega al Papa dos muñecos de Santiago Apóstol y San Ignacio de Loyola/EFE

En el caso de los periodistas argentinos, salió por la tangente: “Pregúnteselo al Padre Eterno”, comentó Francisco, después de que en un reciente encuentro con fieles de la diócesis de Río Gallegos les anunciara que no podrá asistir en 2020 a las celebraciones de los 500 años de la misa en San Julián y los 400 años de la aparición de la Virgen del Valle.

Traductores argentinos

En el marco de esta conversación informal, confirmó que serán dos argentinos quienes ejerzan de traductores en este viaje. Por un lado, en Tailandia, su prima Ana Rosa Sivori. Por otro, en Japón, el provincial de los jesuitas, Renzo de Luca.

Tras saludar a todos los profesionales de la comunicación acreditados en el vuelo, el Papa les aconsejó que durmieran durante el largo trayecto y que, para ello, tomaran “una copita de whisky”.

Noticias relacionadas
Compartir