.


Provinciales jesuitas de América Latina y el Caribe preocupados por la situación de la región

En el marco de su 38° Asamblea, en la que también participó Arturo Sosa, superior general de la Congregación en todo el mundo, han denunciado que “las causas de la crisis actual están vinculadas estrechamente a la inequidad existente” en el continente

La Conferencia de Provinciales en América Latina y el Caribe (CPAL) de la Compañía de Jesús, reunida en la Asunción, capital de Paraguay, del 11 al 15 de noviembre, en el marco de su 38° Asamblea, en la que también participó Arturo Sosa, superior general de la Congregación en todo el mundo, ha expresado su preocupación por la situación de la región, que a juicio de los religiosos es producto de las “injusticias estructurales que han llevado a la población al desencanto con sus gobiernos, a la legítima protesta ciudadana y a la exigencia de cambios estructurales profundos”.

La insatisfacción sobre la democracia en el continente sigue en aumento. Así lo han hecho saber los provinciales jesuitas a través de un estudio  de Latinobarómetro que muestra que de 56% en 1991 la insatisfacción paso a 71% en 2018. De hecho en 2019 solo un 46% de la población dijo apoyar la democracia como forma de gobierno.

“Se trata de una realidad que atañe tanto a los gobiernos llamados capitalistas como aquellos que se proclaman socialistas”, añaden los jesuitas.

El continente más desigual

Los religiosos han sentido especial preocupación por las situaciones sociopolíticas de Haití, Chile, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Honduras y Venezuela donde las realidades son más críticas,  mientras que denuncian que “la impunidad y el abuso de poder” generan protestas en estos países hermanos.

“Las causas de la crisis actual están vinculadas estrechamente a la inequidad existente, pues seguimos siendo el continente más desigual del planeta; a la exclusión económica y política de la mayoría de la población, a la privatización del Estado por parte de las élites económicas o políticas, al dominio de formas autoritarias de gobierno que se colocan por encima de la legalidad y el bien común”, señalan.

Dar respuesta a la población

Además los jesuitas han llamado a los gobiernos de la región a dar respuestas, porque la gente no solamente se siente ignorada y desprotegida en el ejercicio de sus derechos sociales, sino que son muchos casos que “promueven la impunidad, la mentira, el abuso de poder, la concentración de la riqueza, y la corrupción pública y privada”.

Si bien todos estos males justifican la legítima protesta en estos países, “de ninguna manera justifican el uso de la violencia como instrumento de presión o de resolución de los conflictos sociales”

De la mano con los jóvenes

Ante todo este cuadro desafiante y lleno de realidades dolorosas, desde la Compañía de Jesús, tanto personas como instituciones, “estamos llamados a una misión de reconciliación y de Justicia que la fe nos exige”.

Por ello han reafirmado su compromiso de “acompañar y caminar junto a las poblaciones excluidas y vulneradas en sus derechos” para “participar junto con otras personas e instituciones –especialmente con los jóvenes– en la construcción de un futuro de esperanza para todo lo creado”.

“Estamos firmemente convencidos de que la construcción de sociedades verdaderamente democráticas es una tarea que incumbe a todos los actores sociales independientemente de las tendencias políticas que representen a través de un ejercicio ciudadano ético y comprometido”, agregan.

No a la intervención extranjera

Los jesuitas reconocen la importancia de la participación popular para consolidar las democracias verdaderas, pero al mismo tiempo advierten rechazar cualquier intervención extranjera que vulnere la soberanía de las naciones del continente.

“Estamos convencidos de que las acciones que usan la violencia como medio de protesta o como forma de resolución no conducen a la construcción de las sociedades que deseamos”, acotaron.

En pos de la lucha no violenta

Los provinciales han enviado su saludo solidario a sus compañeros sacerdotes de Nicaragua de Radio Progreso, Universidad Centroamericana de Managua y el Colegio América como a sus colaboradores, quienes se han visto asediados a causa de sus denuncias por grupos vinculados al gobierno de Daniel Ortega

“Confirmamos a todos los compañeros y compañeras en la misión nuestro compromiso decidido en la lucha no violenta por una vida digna para todos y todas, siguiendo el ejemplo trazado por San Romero de América y los compañeros y compañeras mártires de la UCA de San Salvador, en este día en que celebramos los 30 años de su supremo testimonio”, finalizaron.

Foto: CPAL

Noticias relacionadas
Compartir