.


Encuentro Vida Nueva: Sínodo para la Amazonía: ¿profecía o herejía?

Sinodo de la Amazonía, indígena

Vida Nueva organiza el próximo 30 de octubre una mesa redonda bajo el título ‘Sínodo para la Amazonía: ¿profecía o herejía?’. El II Encuentro Vida Nueva, organizado de la mano de Entreculturas –la ONGD jesuita–, se desarrollará en el auditorio del Banco Sabadell en Madrid (Calle Serrano, 71) a las 19:00 horas.

El Encuentro contará con la presencia del cardenal Baltazar Porras, arzobispo de Mérida (Venezuela), administrador apostólico de Caracas y presidente delegado del Sínodo Panamazónico; María Luisa Berzosa, hija de Jesús y consultora de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos; Arizete Miranda, religiosa indígena brasileña y auditora del Sínodo Panamazónico; y Fernando López, jesuita del Equipo Itinerante de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM).

La mesa estará moderada por el director de Vida Nueva, José Beltrán, y contará con la presencia también de una veintena de indígenas llegados desde Roma, donde este 27 de octubre concluye la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la región Panamazónica, que comenzó el pasado 6 de octubre con la mirada puesta en ofrecer “nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”.

Un Sínodo controvertido

Tras la renovación del histórico Pacto de las Catacumbas, el evento pretende responder a los interrogantes que deja este Sínodo, cuyo Documento final se votará este fin de semana y se aprobará para su difusión. Entre los temas que suscitan más controversia, se encuentra la ordenación de ancianos casados de probada virtud –denominados ‘viri probati’–, la ordenación de mujeres o la necesidad creciente entre los indígenas de tener un rito propio. Entre tanto, la Asamblea debatirá también la propuesta de crear un organismo episcopal Panamazónico.

El cardenal Porras, en conversación con esta revista, reconoce que “la proyección de este magno evento, original por la temática y por el carácter universal del mismo, le da dimensiones que superan lo regional. La Casa común se construye o destruye en todos los rincones del planeta, y este pulmón, este bioma, exige una conciencia más solidaria con el ambiente, con las gentes que allí moran y con la explotación racional que allí se pueda generar desde otros parámetros más humanos señalados en ‘Laudato si’’”.

El cardenal venezolano advierte que “las voces agoreras que intentan descalificar este Sínodo defienden ‘valores’ que chocan con los intereses de la mayoría de los habitantes del orbe, que son, en este caso, la periferia de quienes no piensan sino en el lucro fácil, en la destrucción del liderazgo moral del Papa y de la Iglesia, obviando la centralidad del pobre de hoy y el de las generaciones del mañana, quienes pueden encontrarse con una Casa común invivible”. Por eso, “necesitamos crecer en una cultura ‘integral’, más allá de nuestros propios intereses o los de aquellos que tratan de manipularnos y llevar el agua a su molino”, asevera.

Por su parte, Berzosa comparte una pequeña reflexión intramuros: “Este Sínodo concretamente no es solo para la Amazonía, sino para toda la Iglesia; el papa Francisco va iniciando procesos y este es uno de ellos, el aterrizaje de ‘Laudato si’. Esta no se ha quedado en papel sino que se ha explicitado, es verdad que ha tenido no pocos detractores, pero al igual que la Palabra de Dios, no puede quedarse encerrada; ojalá que este proceso no se muera; la conversión ecológica será la conversión de las pequeñas cosas de la vida”.

Imprescindible confirmar asistencia en vidanueva@ppc-editorial.com

Noticias relacionadas
Compartir