.


El obispo de Guadalajara subraya que “no se puede reducir la caridad a lo material” y olvidar realidades como el aislamiento

  • Atilano Rodríguez ha afirmado que la crisis en España se ha superado “en parte”, sobre todo en zonas rurales
  • “Se está intentando hacer un planteamiento de la ayuda basado en estos conceptos y nuevas situaciones”

El obispo de Sigüenza-Guadalajara, Atilano Rodríguez

Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, ha apelado a afrontar la caridad como algo no centrado únicamente en las necesidades materiales de la sociedad, sino en “nuevas pobrezas”, que se dan fundamentalmente en los pueblos, como pueden ser la enfermedad, la soledad o el aislamiento.

Lo ha hecho en declaraciones a Europa Press tras formar parte del Vermut Solidario de Cáritas Guadalajara. Asimismo, ha recalcado que considera que la crisis económica en España se ha superado solo “en parte”, ya que aun hay mucha gente que no ha salido de esa situación, y ha señalado, además, que en la sociedad de hoy existen otros tipos de pobreza, como es el de la soledad o el aislamiento, y en las que se debe centrar también la Iglesia dentro de su labor.

Un “problema añadido”

Por este motivo, ha apuntado que “ya se está intentando hacer un planteamiento de la caridad basado en estos conceptos y nuevas situaciones” porque, de no tenerlos en cuenta, “se puede reducir la actividad caritativa a lo puramente material y olvidar los aspectos espirituales” de la acción. Centrándose en el caso de Guadalajara, ha explicado que, si bien las necesidades materiales “son similares” a las de otros puntos de España, en la provincia existe un “problema añadido”, que es la gran cantidad de población que vive sola en los pueblos y que, por ello, necesita un acompañamiento y una “escucha”.

Por otra parte, el obispo ha subrayado que esta labor no debe hacerse únicamente por parte de los sacerdotes, sino también de los laicos y el voluntariado. Y, e n cuanto a la decisión de Cáritas de Castilla-La Mancha de abandonar el Centro de Lucha contra la Pobreza, ha señalado que la organización tiene sus propios estatutos y que, si bien tiene que colaborar con las instituciones del tercer sector, “para eso no necesita estar dentro” del mismo. “Si fuera así, tendríamos que estar dentro de cualquier institución que nos pidiese esa colaboración”, ha explicado.

Noticias relacionadas
Compartir