.


Una misa en Auschwitz recuerda el 78 aniversario del martirio de Maximiliano Kolbe

La lluvia no ha detenido a los fieles que se han acudido al campo de concentración de Auschwitz para recordar el 78 aniversario de la muerte de Maximiliano Kolbe, franciscano conventual que entregó su vida pidiendo sustituir al prisionero Franciszek Gajowniczek, padre de familia, entre los represaliados tras una fuga del campo de concentración nazi. El 14 de agosto de 1941, tras recibir una inyección de fenol, fallecía en la celda 18 del Boque 11 que hoy conserva un placa en recuerdo de este martirio.

En este momento de oración y en la eucaristía posterior han participado Ludwig Schick, arzobispo de Bamberg (Alemania); Marek Jędraszewski, arzobispo de Cracovia (Polonia) y Piotr Greger, obispo auxiliar de la diócesis de Bielsko-Żywiec (Polonia).

Vasili Necheporenko, suspendido por perder los nervios en un bautizo

La historia del diácono ortodoxo Vasili Necheporenko –conocido como Focio– se ha hecho viral y ha tenido que ser suspendido una vez que ha trascendido el vídeo de uno de sus bautizos en el que pierde los nervios y zarandea al neófito. El sacramento se celebrara el pasado 10 de agosto en la población rusa de Gátchina, cerca de San Petersburgo.

El clérigo, que lleva 26 años ejerciendo el ministerio, respondió a los llantos intensos del niño, sumergiéndole con brusquedad en la pila bautismal. En el vídeo en el que se muestra lo sucedido, se ve como la madre, Anastasía Alexéyeva, tuvo que arrancárselo de los brazos al cura ante las resistencias de este último. Diferentes medios rusos señalan que el niño sufrió moratones y pequeñas rozaduras en cuello y hombros, además de tener un trauma por el que tiene mucho miedo a todo tras lo sucedido. Necheporenko opina que la madre “tal vez esté aburrida o tenga mucho tiempo libre”.

Un estafador condenado por robar una herencia a la Iglesia

Una mujer de Moraña (Pontevedra) quiso dejar como heredera de todos sus bienes a la Iglesia para al menos pudiese reparase el templo parroquial de su localidad. La anciana pasó los últimos años en una residencia, donde contactó con ella un estafador que ahora ha sido condenado por apropiarse esta herencia. El estafador, antes de que la mujer falleciera en 2013, fue visitando a la víctima y falsificando los documentos poniendo su nombre la vivienda y otras propiedades de la señora.

“Lo cierto es que estos documentos se presentaron en distintos instituciones y organismos públicos determinando que se incoaran una serie de expedientes para hacerse con los títulos de propiedad”, señala La Voz de Galicia. Y es que llegaron a simularse documento del padre de la fallecida fechados en 1945. El caso llegó a juicio tras descubrirlo el Arzobispado de Santiago. Un acuerdo ha permitido una reducción de pena de 2 años al estafador tras devolver la vivienda de la mujer.

Noticias relacionadas
Compartir