.


Edurne Pasabán: “Ya no me marco más retos si no es para ayudar a alguien”

La alpinista Edurne Pasabán

La alpinista Edurne Pasabán, la primera mujer en ascender los 14 ‘ochomiles’ del planeta, y candidata al Premio Princesa de Asturias en 2010, se ha puesto al frente de un proyecto solidario llamado ‘Montañas de ilusión’ para ayudar a las jóvenes de un remoto valle nepalí. Desde el paradisíaco Valle de Arán nos cuenta en qué consiste y cuáles son sus próximos planes.

PREGUNTA.- ¿Cómo nace la idea?

RESPUESTA.- De una expedición que realicé el año pasado al Monte Saipal (al que llaman el ‘Far West nepalí’) junto a mis amigos Jorge Egotxeaga, Martin Ramos y cuatro chicas de la región Bajhang. Al compartir la expedición con ellas, me di cuenta de lo que les afecta el peso de las tradiciones, en este caso el Chhaupadi. Las mujeres, durante los días que tienen la menstruación, son expulsadas de sus casas, sin poder tener contacto alguno con las familias ni con la comunidad, viviendo en condiciones inhumanas y muchas de ellas llegando a morir. Dicen que durante ese periodo somos impuras y que si se quedan con la familia ocurrirá una catástrofe en esos días. No saben ni cómo está formado nuestro cuerpo y solo hablan de maldiciones. No os imagináis la cantidad de chicas que han muerto por inhalar humos o comidas por los animales salvajes… Se trata de una tradición hinduista que se ha prohibido en todo Nepal desde 1998 bajo pena de multa, pero allí se sigue practicando. Además, esos días, las crías también dejan de ir al colegio, por lo que muchas terminan dejando de estudiar.

P.- ¿Cómo reaccionó la comunidad tras vuestro descenso?

R.- Las cosas empiezan a cambiar pero de forma demasiado lenta. Tendrán que pasar generaciones para lograr algo. Preguntando a mujeres que estaban apartadas esos días, me decían llorando que no querían eso para sus hijas y nietas. Por ello, tras la vuelta, a través de mi fundación, Montañeros para el Himalaya, quise hacer algo por la zona. Sola no podía, por ello me uní a la ONG Nepaldala. Queremos educar a esas niñas y que puedan estudiar. Ya tenemos a cinco chicas formándose en Katmandú. (…)

P.- ¿Tiene algún proyecto de alpinismo en mente?

R.- No. Si no hago algo para que sirva a alguien, ya no me marco más retos. (…)

Noticias relacionadas
Compartir