.


Matteo Bruni: “El pontificado del papa Francisco se relata a través de sus gestos”

  • En una entrevista concedida a Vatican News, el nuevo director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede ha expresado su gratitud al Papa
  • “Seguiré trabajando desde mi sensibilidad, que sigue siendo la de una Iglesia de todos, especialmente de los pobres”

Matteo Bruni, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede

El nuevo director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, ha expresado, en una entrevista con Vatican News, su gratitud al Papa por su nombramiento. De esta manera, Bruni sustituye a Alessandro Gisotti en la función de director de la Oficina de Prensa, después de diez años coordinando las operaciones mediáticas y ocupándose de la relación con los periodistas de todo el mundo con la Santa Sede.

Bruni ha trabajado codo con codo con los directores que se han sucedido en estos años, especialmente en la planificación de la presencia de la prensa durante los viajes apostólicos del Santo Padre al extranjero y en los diversos acontecimientos en el Vaticano y en Italia.

PREGUNTA.- ¿Qué significado tiene para usted su elección como director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede?

RESPUESTA.- El nombramiento es sin duda un honor para mí. Me gusta leerlo como un signo de estima no sólo por mi persona, sino también por la historia de la que provengo y por el trabajo realizado con los compañeros de la Oficina de Prensa de la Santa Sede. Agradezco la confianza del Santo Padre y del Prefecto, Paolo Ruffini, que me apoya con la cercanía del Dicasterio de Comunicación. Obviamente, también se trata de una elección que valora los recursos internos. La Oficina de Prensa no es una estructura grande, pero sí compleja, con una variedad de funciones articuladas y no todas inmediatamente evidentes, ni siquiera para quienes la frecuentan asiduamente: creo que conocerla desde dentro puede ser útil para una realización más profunda de la reforma del propio Dicasterio.

P.- Durante varios años usted se ha ocupado de cuestiones más operativas, ¿cómo ve este nuevo papel?

R. – En los últimos años, en mi vida profesional, la relación con los medios de comunicación siempre ha sido más bien intensa. Aunque entre bastidores, he tratado de asegurar que mi trabajo contribuyera a la correcta información, tratando de transmitir algunos de los temas principales del pontificado. En este sentido interpreto el nuevo cargo en continuidad del anterior: un comunicador al servicio del Santo Padre y de la Santa Sede, que pone su a disposición su formación humana y profesional. Aquí entran en juego muchos factores: la experiencia profesional, pero también la de padre y marido. Me acompaña el apoyo de mi esposa y el cariño de mi hija. Pero también diría que es importante el compromiso con los pobres en las afueras de Roma y en el mundo, a quienes he podido acercarme junto a la Comunidad de San Egidio desde que era un joven estudiante de bachillerato. Hoy se me pide que dé un paso más y, aceptando hacerlo, no puedo sino seguir trabajando, al servicio del Papa y de la Santa Sede, con mi sensibilidad, que sigue siendo la de una Iglesia de todos, especialmente de los pobres.

P.- ¿Qué necesita hoy el mundo de la información, desde su punto de vista?

R. – En la realidad en la que me encuentro, una comunicación oficial clara, transparente, que contribuya a la lectura de la complejidad del mundo en el que vivimos. Pienso en una comunicación que enriquezca nuestra comprensión del contexto en el que tienen lugar los acontecimientos. El pontificado del papa Francisco se relata a través de sus gestos, de sus palabras, de sus elecciones, pero el significado histórico de algunos acontecimientos se comprende a veces mejor en una perspectiva más amplia. En este sentido, me gustaría contribuir a que la Oficina de Prensa sea cada vez más un punto de referencia para los periodistas que, desde todo el mundo, informan sobre Papa y la Santa Sede. Y doy las gracias a quien me ha precedido en este esfuerzo, a mi colega y amigo Alessandro Gisotti, que en estos seis meses se ha puesto generosamente a trabajar, con su disponibilidad, profesionalidad y una gran sensibilidad humana. También me gustaría que mi servicio encaje en este camino, junto con todos los que estarán conmigo y con todos mis colegas de la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

Noticias relacionadas
Compartir