.


El Vaticano presionó a la ONU para incluir la atención sanitaria y jurídica en el Pacto Mundial de Migraciones

  • El subsecretario vaticano para Migrantes y Refugiados desvela que la Santa Sede logró que el acuerdo incluyera servicios básicos y protección a las familias
  • El jesuita Michael Czerny ha participado en Madrid en un Foro sobre Movilidad Humana convocado por la Comisión Episcopal de Migraciones

El subsecretario de la Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el servicio del Desarrollo Humano Integral, Michael Czerny

“Se requiere un mayor estudio, una reflexión más profunda y una mayor comunicación, si deseamos que el aporte de nuestra Iglesia sea más explícito, más efectivo y, por qué no, más ‘contagioso’”. Es la petición lanzada por el jesuita Michael Czerny, uno de los máximos responsables vaticanos en materia de migración.

El subsecretario de la Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el servicio del Desarrollo Humano Integral participó el pasado sábado 13 de julio en el Foro sobre movilidad humana y su dimensión religiosa convocado por la Comisión Episcopal de Migraciones y la Universidad Pontificia Comillas.

Madrid acogió este fin de semana el Foro de Movilidad Humana

Madrid acogió este fin de semana el Foro de Movilidad Humana

Celebrado en Madrid, el encuentro contó con medio centenar de representantes de diferentes instituciones y asociaciones civiles y religiosas que trabajan con inmigrantes, además de cuatro obispos, entre ellos, el secretario general del Episcopado, Luis Argüello.

Labor de incidencia

Czerny expuso el trabajo que viene realizando la Santa Sede en esta materia, desde la apuesta personal del papa Francisco. Según ha podido confirmar Vida Nueva, el religioso desveló la labor de incidencia que llevó a cabo el Vaticano para que saliera adelante el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, promovido por Naciones Unidas y aprobado en Marrakech el pasado mes de diciembre.

“La Santa Sede negoció, por ejemplo, la protección jurídica de migrantes en situación de vulnerabilidad, incluidas las víctimas del cambio climático, y apoyó la regularización de los migrantes”, detalló el jesuita durante su ponencia. Además, el Vaticano presionó también para que se aumentaran las vías jurídicas para migrantes y pidió que se incluyeran en el Pacto cláusulas que protegieran a la familia.

Cada migrante como ser humano

Junto a estos aspectos, Czerny también adelantó cómo el trabajo de los representantes eclesiales en la cumbre de la ONU se movilizaron para que se garantizara “el acceso a los servicios básicos de todos los migrantes, independientemente de su estatus”. “Por esta razón, promovieron el derecho internacional en materia de los derechos humanos como estándar o mínimo para tratar a todos los migrantes, ya que cada migrante es un ser humano”, añadió ante el foro español.

El secretario general de CONFER, Jesús Miguel Zamora, entre los participante del Foro Sobre Movilidad Humana

El secretario general de CONFER, Jesús Miguel Zamora, entre los participante del Foro Sobre Movilidad Humana

Así, instó a que “se enumeraran en el texto los servicios básicos a los que tienen derecho todos los migrantes de conformidad con el derecho internacional, que incluyen atención médica, educación, justicia, información y una vivienda adecuada”.

Noticias relacionadas
Compartir