.


Arturo Fernández: adiós al “chatín” que además fue cura… en el escenario

  • El actor asturiano, profundamente creyente, fallece a los 90 años: “Estoy completamente de acuerdo con el papa Francisco, la Iglesia debe cambiar, qué duda cabe”
  • Uno de sus últimos papeles fue el de un carismático sacerdote en la obra ‘Enfrentados’

Un dandi. Un seductor. El actor Arturo Fernández ha fallecido hoy a los 90 años después de una vida entre bambalinas y bajo los fotos como el eterno galán de la escena española. Aunque siempre se sintió a gusto en este papel, siempre buscó que no se le encasillara y precisamente hace cuatro años decidió convertirse en sacerdote sobre las tablas del escenario a  través de la obra “Enfrentados”, escrita por el norteamericano Bill C. Davis y estrenada en Broadway en la década de los 80.

Durante unos meses, el intérprete asturiano se metió en la piel del padre José María, un cura querido por sus feligreses al frente de la parroquia de Nuestra Señora, la más selecta de la ciudad. Garante de los valores tradicionales de la Iglesia, el guión le confrontaba con Tomás, un seminarista rebelde a favor del sacerdocio femenino, del fin del celibato y de la acogida a los homosexuales.

“Soy creyente”, confesaba a Vida Nueva en aquel momento, en una entrevista en la que también expresaba que para él “una iglesia es uno de los lugares en los que encuentro más paz, sobre todo si está vacía…”.

En el momento justo

Lo cierto es que Fernández nunca ha tenido complejo alguno de expresar tanto su posicionamiento político como sus creencias religiosas.  “Tenía los derechos de la obra desde hace años, pero no veía el momento de interpretar a un sacerdote. Pero ha llegado el momento justo, en el que hay un Papa nuevo, con unas ideas renovadas, que quiere cambiar algunos conceptos y estoy totalmente de acuerdo con él”, expresaba el actor, convencido de que “la Iglesia debe cambiar, qué duda cabe”.

Desde hace unos días, Arturo Fernández permanecía ingresado en un hospital madrileño por las complicaciones de un tumor en el estómago, lo que le había obligado a suspender su papel en la obra ‘Alta seducción’, que interpretaba en el teatro Amaya de Madrid.

Noticias relacionadas
Compartir