.


La joven luterana que conoció la fe católica en Taizé

  • Reena Tolmik nació en Estonia, un país en el que solo hay 13 sacerdotes católicos
  • “Durante años sentí que me faltaba algo. El día de mi primera comunión, a los 30 años, me di cuenta de lo que me había estado perdiendo”

Reena Carf

Reena Tolmik creció en Estonia, en el seno de una familia no cristiana. Algo bastante normal en un país en el que solo el 14% de la población declara que la religión forma parte de su vida diaria. “La fe era para los débiles y los poco inteligentes”, dice a Vida Nueva. “Era un ambiente normal para mí, la única realidad que conocía”. Los únicos signos visibles de la fe que vio cuando era niña vinieron de la mano de su abuela, que mantuvo su fe y sus oraciones a pesar de todo. “A pesar de que eran pequeñas señales y silenciosas, fue suficiente para tener un impacto en mi vida y en mis decisiones”, añade.

Esa semilla germinó y a la edad de 11 años fue bautizada en la Iglesia luterana. “Mirando hacia atrás, tengo mucho que agradecerle a mi madre que, como no creyente, no dijo que no a la petición de una niña”, así que se bautizó sin padrinos, “porque nadie estaba interesado”. Y continuó así, hasta que tuvo su primer contacto con la fe católica en la comunidad de Taizé en Francia.

Reena recibió su la Primera Comunión a los 30 años. “Durante años sentí algo de vacío, sentía que me faltaba algo. El día de mi primera comunión me di cuenta de lo que me había estado perdiendo”, cuenta. Y no lo habría encontrado de no ser por la presencia de sacerdotes que se encuentran evangelizando en territorios de mayoría no católica y a quienes iniciativas como la promovida por el Carf recuerdan cada día.

PREGUNTA.- ¿Cuáles son los momentos más importantes de su historia de conversión a la fe católica?

RESPUESTA.- Yo era una protestante que nunca tuvo la intención de convertirse al catolicismo. Desde la primera experiencia de Taizé, a menudo regresaba al monasterio, pasaba más tiempo en oración, crecía mi conocimiento y mi amor, asistía a grupos de intercambio de fe en Estonia y participaba activamente en una parroquia luterana. Otro evento importante en mi conversión fue una peregrinación a Asís en Italia. En Taizé había aprendido sobre San Francisco de Asís y, al contemplar el ejemplo de su vida, sentí una gran necesidad de ir a descubrir dónde vivía y predicaba. Después de esto, al regresar a Estonia, decidí asistir a la misa católica en los días festivos para estar en comunión con mis amigos católicos.

Después de haber conocido a muchos jóvenes católicos fervientes en Taizé durante años, me inscribí en la Catequesis Católica para adultos poco después del primer peregrinaje de Asís, solo para comprender “qué hacen estas personas” en la Iglesia.

El primer desencuentro fue al tratar el tema de la confesión con un obispo. Él continuó orando por mí y yo continué resistiéndome. Un amigo católico, Mario de Portugal, me había animado varias veces a confesar, contándome sobre la gracia que uno recibe a través del Sacramento. Pero nunca quise escucharlo, porque uno no puede entender realmente lo que no ha experimentado. Solo lo entendí cuando recibí la gracia yo misma. El perdón, la curación. Al salir del confesionario, supe que era el momento de mi conversión, a través del Sacramento de la Reconciliación, a través de un encuentro íntimo con el Señor. Es una lástima que el significado y la importancia de este sacramento no estén claros ni siquiera para muchos católicos devotos en nuestra sociedad secularizada.

P.- ¿Cuál es la realidad de los católicos en Estonia?

R.- Estonia es, históricamente, un país protestante y uno de los países menos religiosos del mundo en términos de actitudes declaradas. Sin embargo, los estonios irreligiosos no son necesariamente ateos, ya que el país ha sido testigo últimamente de un crecimiento de adoradores de la naturaleza neopagana, creencias budistas e hindúes entre quienes se declaran “no religiosos”.

Hoy en día, el país tiene una comunidad católica muy pequeña, solo 6.000 católicos o, lo que es lo mismo, el 0,4% de la población. Estonia, sin diócesis, es un país de misión donde la mayoría de la población no sabe nada o muy poco acerca de la enseñanza de la Iglesia católica. La situación es compleja, ya que, para todo el país, solo hay 9 parroquias, que se encuentran en 5 condados de los 15 que hay. Esto hace que las distancias a las iglesias sean muy largas, lo que crea una situación en la que la Santa misa, los sacramentos y el catecismo no están disponibles para la mayoría de los estonios de hoy. Por ejemplo, la iglesia católica más cercana a mi familia, que aún permanece sin bautizar, está a cinco horas de viaje. Sin embargo, el número de católicos está aumentando y cada año presencian también nuevas conversiones de las iglesias protestantes. Aun así, en todo el país solo hay 13 sacerdotes.

Otro desafío al que se enfrenta la Iglesia en Estonia es hacerse oír. El uso de los medios de comunicación es ahora esencial en la evangelización y la catequesis, tanto para llegar a los fieles como a la sociedad en general. Como la Iglesia no tiene canales de comunicación propios y los medios de comunicación son seculares, que a menudo se oponen a la Iglesia, es un gran desafío comunicar la fe y sus enseñanzas. Diría que la Iglesia católica como minoría ha sido invisible en Estonia hasta la visita pastoral del Papa Francisco en septiembre de 2018. De hecho, la visita fue recibida con mucho interés positivo y curiosidad tanto por parte de la sociedad como de los medios de comunicación.

P.- De hecho, usted estudia comunicación en Roma. ¿Cómo ve la comunicación por parte de la Iglesia?

R.- Mis estudios se han inspirado mucho en la vida de San Ignacio de Loyola, quien en un momento determinado (justo en mi edad), después de haber sido arrestado y encarcelado repetidamente por enseñar la fe cristiana sin autorización, finalmente decidió para poder ser de mayor ayuda a los demás. Su ejemplo, así como mi director espiritual, el padre Ardi Handojoseno, jesuita, me inspiró a dar más, a amar más y a aprender más. Por lo tanto, comencé este nuevo viaje, cinco años de estudios en Comunicación Social Institucional en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz para la formación, el conocimiento y la conversión de corazón, para poder contribuir mejor a la misión de la Santa Iglesia.

Creo que la comunicación está en el corazón de la misión cristiana. Jesús exhortó a sus seguidores a llevar su mensaje a los confines de la tierra. Su desafío sigue siendo el mismo hoy, no ha cambiado, solo han variado las formas de comunicarse. Para involucrar a los fieles, la Iglesia necesita aprender a comunicarse en el mundo moderno, con la misma profesionalidad, técnicas y tecnología, teniendo en cuenta la identidad particular de las instituciones de la Iglesia. La comunicación no es solo una tarea más aparte del resto de las actividades de la Iglesia, sino que tiene un papel en cada aspecto de la misión de la Iglesia.

P.- Y ahora, ¿cuáles son sus planes para el futuro?

R.- Desde mi conversión, mis ambiciones se volvieron más impulsadas espiritualmente por el deseo de encontrar y hacer la voluntad de Dios. A lo largo de mi participación en muchas actividades misioneras de la Iglesia, he encontrado una gran alegría al servir a la comunidad, a través de la Gracia de Dios, que llega al corazón de los demás y acerca a las personas a la verdad. Por lo tanto, mi motivación para seguir una formación profesional es comprometerme por completo con la misión de la Iglesia Católica en el campo de las comunicaciones.

Teniendo en cuenta la importancia de las comunicaciones para el servicio pastoral de la Iglesia, estoy seguro de que este trabajo me resultará fascinante y gratificante. La Iglesia católica en Estonia enfrenta enormes desafíos en las comunicaciones, especialmente en el contexto de la creciente secularización, el materialismo y el individualismo. Las comunicaciones sociales se han convertido para muchos en la principal fuente de información y educación.

Esto le da a la Iglesia la oportunidad de evangelizar, pero al mismo tiempo se enfrenta a desafíos constantes para enfrentar la desinformación. Teniendo en cuenta la situación, es necesario desarrollar la comunicación con la Iglesia y buscar la colaboración con profesionales en los medios seculares. La Iglesia en Estonia necesita profesionales de la comunicación para tener éxito en su misión de evangelización y catequesis, para llegar a un público más amplio y para comunicar su mensaje de manera adecuada a cada grupo de edad. Es mi deseo ayudar a la Iglesia Católica en Estonia. Sin embargo, como la Iglesia es universal y única, estoy más abierta a seguir la Voluntad de Dios donde sea necesario el servicio.

Noticias relacionadas
Compartir