.


“Hay una mano invisible detrás de los atentados en Sri Lanka”, dice un sacerdote del país

  • Joseph Ignatius Niroshan Vaz considera que los ataques de Pascua buscaban “la máxima destrucción”
  • El cardenal Malcolm Ranjith ha pedido a los cristianos que respondan con “el perdón” a la matanza

 

La iglesia de San Sebastián de Colombo, tras el atentado terrorista del Domingo de Resurrección en Sri Lanka/EFE

Detrás de los ataques terroristas del pasado Domingo de Pascua en Sri Lanka, que dejaron más de 300 muertos, buena parte de ellos cristianos que se encontraban en tres parroquias, habría “una o varias manos invisibles”. Esa es la impresión del clero local, según explicó este lunes, 29 de abril, en un encuentro con varios medios de comunicación en Roma el sacerdote esrilanqués Joseph Ignatius Niroshan Vaz.

“Nunca hemos tenido nada contra los musulmanes en la historia del país. Los cristianos somos una comunidad pacífica y con buena relación con las otras religiones. Estamos muy sorprendidos. ¿Por qué este ataque?”, se preguntó Niroshan Vaz, quien duda de si los atentados iban realmente dirigidos contra esta comunidad o solo pretendía lograr “la máxima destrucción posible”. La misa de Pascua ofrecía una oportunidad a los terroristas para conseguir una masacre que sacudiera a la opinión pública.

Conclusiones prematuras

También el turismo se vio golpeado al ser atacados tres hoteles de lujo. “Este año la guía Lonely Planet había nombrado a Sri Lanka como al país número uno para visitar. Vienen muchos visitantes extranjeros y la economía empieza a mejorar”, explicó el sacerdote esrilanqués. A su juicio, resulta prematuro “sacar conclusiones” sobre las motivaciones de la cadena de atentados, en la que podría haber una implicación internacional.

En la investigación abierta por las fuerzas de seguridad fueron halladas armas a grupos islámicos que podrían estar preparando ataques contra los budistas. “Se temía otro acto terrorista contra esa comunidad con motivo de una próxima festividad importante”, dijo Niroshan Vaz. Detrás de estos episodios estaría el grupo yihadista National Towheeth Jama’ath. Al menos 34 miembros de esta organización que combatieron en Siria en las filas del radicalismo islámico han regresado en los últimos tiempos a Sri Lanka.

“No saben lo que hacen”

Pese a la profunda “rabia” que ha provocado la matanza en tres iglesias cristianas, el cardenal Malcolm Ranjith, arzobispo de Colombo, ha invitado a los fieles a que opten por el perdón destacando que los terroristas “no saben lo que hacen”. Esta postura, destacó el sacerdote esrilanqués, ha convertido al purpurado en “el hombre más famoso hoy de Sri Lanka”, pues la población estima mucho “cómo está gestionando esta situación”.

Noticias relacionadas
Compartir