Sigue el encuentro desde esta misma web el miércoles 25 de Noviembre a las 18:00h (España). Recarga la página si no lo ves.

Las cruces negras y el deseo del cardenal de Nicaragua en Semana Santa

  • El cardenal Brenes pidió al gobierno de Ortega soltar a las personas que han sido privadas de su libertad a causa de las protestas
  • Llama a que la Semana Santa ayude a buscar cauces civilizados y pacíficos a la crisis

En medio de las tradicionales palmas de la procesión del Domingo de Ramos en Managua, este año aparecieron varias cruces pintadas de negro con la finalidad de expresar el dolor del pueblo nicaragüense por la crisis que se está viviendo.

Por ello, de acuerdo con el arzobispo de Managua, el cardenal Leopoldo José Brenes, sería un buen gesto que esta Semana Santa, cuando se cumpla un año del inicio del conflicto, el gobierno de Daniel Ortega ponga en libertad a las personas que han sido aprehendidas a causa de las protestas.

En declaraciones a diarios locales en el marco de la procesión del Domingo de Ramos, el cardenal nicaragüense consideró importante que las personas que están privadas de su libertad puedan regresar a sus hogares en estas fechas.

Según reporta Vatican News, Brenes dijo que “Jesús está en cada madre, en cada prisionero sufriendo con Él, y sabemos, que Cristo está allí, en esa madre que sufre, en esa madre triste, en ese prisionero, allí está Jesús, acompañándole”.

En la homilía de la Misa del Domingo de Ramos de la Pasión del Señor, recordó también a muchas madres que han perdido a sus hijos, “y ese dolor lo van a tener, muchos familiares, tienen a un miembro detenido, y también representa un dolor, pero en medio del dolor está la esperanza que nos da el Señor”.

En espera de los frutos

Al cumplirse un año de la crisis socio-política, la cual sigue sin encontrar salida, y de cara a la próxima reunión entre la Alianza Opositora y el Gobierno de Ortega, Brenes manifestó su confianza en que ésta dé frutos, que es lo que el pueblo está esperando.

En este sentido llamó a aprovechar los días santos para procurar el silencio interior y la reflexión, y pidió prudencia frente a la marcha a la que la sociedad ha convocado para este miércoles 17 de abril.

“Pidamos al Señor su gracia para que nos dé un corazón grande, en primer lugar, para ir buscando sus cauces civilizados, pacíficos, que nos ayuden a construir una fraternidad, como en algunas ocasiones nos la ha pedido el Santo Padre”.

También hizo votos para que este Viernes Santo, el Viacrucis penitencial se realice en un ambiente de silencio interior, “que ese Viacrucis fortalezca nuestro corazón, nuestras mentes y desarraigue toda situación contraria a la muerte”, afirmó.

Noticias relacionadas
Compartir