.


Los obispos venezolanos a Maduro: “El pueblo está cansado de tantos engaños”

  • El deterioro de la calidad de vida va en aumento con los mega apagones, por lo que su preocupación es por “quienes se sienten abandonados y sufren las calamidades de la crisis actual”
  • En un nuevo llamado a las Fuerzas Armadas han pedido que respeten la Constitución y “a sentirse parte de un pueblo al que hay que defender y servir”

“El pueblo está cansado de tantos engaños”. De esta forma la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), en voz de su presidente José Luis Azuaje, arzobispo de Maracaibo, Mario Moronta, primer vicepresidente y obispo de San Cristóbal, Raúl Biord Castillo, segundo vicepresidente y obispo de La Guaira y José Trinidad Fernández, secretario general y obispo auxiliar de Caracas, han expresado su indignación, a través de un comunicado leído en rueda de prensa este martes 2 de abril, ante la grave situación de caos que actualmente vive el país, sumido en recurrentes mega apagones, represión por colectivos chavistas armados y persecuciones políticas a la dirigencia opositora.

“El Episcopado hace suyo el contenido y la intencionalidad de dichos mensajes. Más aún, tanto lo dicho por los hermanos Obispos como los mensajes de la Conferencia expresan el sentir del Santo Padre Francisco”, en clara referencia a la búsqueda de soluciones concertadas y concretas en medio de tensiones políticas de las que muchas de las opciones, incluida la intervención militar extranjera, están sobre la mesa.

En este sentido, los prelados han reiterado a quienes detentan el poder la necesidad de “estar pendientes del pueblo”, por cuanto “se han elevado a las autoridades nacionales y regionales los clamores por justicia, paz y libertad de nuestro pueblo. Asimismo se ha pedido decir siempre la verdad”

Por la dignidad de los venezolanos

Desde la pasada falla eléctrica del  7 de marzo, los venezolanos han tenido que vivir todo un calvario a raíz de los constantes mega apagones con más de 50 horas de duración en promedio y que consigo traen paralización de las actividades laborales y escolares, fallas en las comunicaciones, falta de efectivo, venta especulativa de alimentos y medicinas, falta de agua potable, pudiendo esta última “degenerar en una situación sanitaria de carácter catastrófico”.

El régimen de Nicolás Maduro se empeña en acusar al gobierno de EEUU de sabotear el sistema eléctrico, lo cierto es que cada día la calidad de vida va en franco deterioro, por lo que los obispos han expresado su preocupación por “todos y cada uno de los hombres y mujeres de Venezuela, en especial a quienes se sienten abandonados y sufren las calamidades de la crisis actual”.

“La Doctrina Social de la Iglesia nos habla continuamente de la dignidad de la Persona Humana. Para la Iglesia, fiel a la enseñanza recibida de Dios, no hay acepción de personas; ya que cada persona es sujeto de su desarrollo y no puede ser menospreciada por ninguna ideología”, han manifestado.

Crímenes de lesa humanidad

Frente a estas situaciones irregulares, la protesta como medio de expresión está siendo supeditada al papel de la conspiración. En este sentido, en un claro llamado a reprimir las manifestaciones en pos de preservar la “paz”, Maduro ha pedido a los colectivos chavistas (grupos paramilitares) estar en ‘resistencia activa’, por lo cual los prelados han indicado que “los derechos humanos son irrespetados de diversos modos y, en ocasiones, llega a cometer delitos de lesa humanidad”.

En referencia especialmente a la represión en las manifestaciones, donde los grupos armados del chavismo actúan –denuncian los obispos– “bajo la mirada complaciente de las autoridades que deben velar por el recto cumplimiento y defensa de los derechos humanos”.

Otras de las formas consideradas como crímenes de lesa humanidad, de las cuales han alertado en anteriores comunicados, son  “el asesinato y represión de los indígenas pemones y otras etnias del sur del país, la deportación forzosa de colombianos y venezolanos, sin los procedimientos de ley cuando en 2016 se cerró la frontera, los presos políticos y la tortura que se realiza en su contra, la imposición intencional de condiciones de vida como la privación del acceso a alimentos y medicinas y la desaparición forzada de personas”.

Ponerse del lado del pueblo

Por otra parte han recordado a la Fuerza Armada Nacional cumplir con la Constitución “acerca de su papel a favor del pueblo” expresado en el artículo 328 que pide a los funcionarios castrenses cumplir funciones sin apego persona o parcialidad política alguna. Los militares han  de “defender los derechos humanos de todos los ciudadanos sin excepción; no hacerlo es un pecado gravísimo y una falta contra la ley”.

“En virtud de ello, volvemos a invitar a todos los miembros de la Fuerza Armada a sentirse parte de un pueblo al que hay que defender y servir, actuando de acuerdo a su propia conciencia”, recordaron.

Conversión y reconciliación

En tiempos de Cuaresma  –han dicho los obispos– es imperativa la conversión, al respecto “la Iglesia, Madre y Maestra, dirige a todos los que han hecho del mal y del pecado una opción de vida, una invitación a la conversión para vivir en la libertad de los hijos de Dios”.

Por supuesto, para que el cambio radical de vida sea posible, debe primeramente haber un proceso de reconciliación como “parte del ministerio evangelizador de la misma Iglesia” y,por lo cual, “estamos llamados a poner en práctica la ley del amor fraterno”.

“En Venezuela, nos hacemos eco de esta Palabra de salvación y queremos asumir, no la actitud del hijo mayor de la parábola, sino la del Padre que recibe, purifica, perdona y re-crea la comunión entre todos. No hay tiempo que perder: es hora para el cambio exigido por la inmensa mayoría de los venezolanos, para el encuentro, para la apertura de mentes y corazones”, finalizaron.

Noticias relacionadas
Compartir