.


La Iglesia colombiana se la juega por la ‘cultura vocacional’

  • Bogotá acogerá el VI Congreso Nacional de Pastoral Vocacional entre el 17 y el 20 de junio
  • Las conclusiones del sínodo de los obispos sobre los jóvenes serán el punto de referencia para formular “criterios pastorales para los diferentes estados de vida”

La Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) y la Conferencia de Religiosos de Colombia (CRC) han lanzado el VI Congreso Nacional Vocacional que, de acuerdo con los organizadores, se postula como un espacio para “promover, a partir de las conclusiones del Sínodo de los obispos sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, un mensaje esperanzador a quienes animan y acompañan la opción gozosa de entrega y seguimiento del Señor Jesús”.

Así lo refiere la CEC a través de su portal, al anticipar que entre el 17 y el 20 de junio ha sido convocado, en Bogotá, un amplio grupo de agentes eclesiales, entre laicos, obispos, sacerdotes, consagrados y consagradas, diáconos, seminaristas y animadores de pastoral vocacional, además de algunos delegados las pastorales familiar, juvenil y de otros movimientos al interior de la Iglesia.

Diversidad de vocaciones

Entre los propósitos fundamentales del encuentro, se ha previsto acentuar la ‘cultura vocacional’ en la misión evangelizadora de la Iglesia, de la mano de una “cultura del encuentro que promueva la articulación de la acción pastoral en los diferentes estados de la vida”.

La centralidad de la ‘cultura vocacional’ no es un asunto nuevo en el itinerario pastoral de la Iglesia latinoamericana. De hecho, en el mensaje final del II Congreso de Pastoral Vocacional, celebrado en Cartago (Costa Rica) bajo el liderazgo del CELAM, se formuló la necesidad de “fortalecer la cultura vocacional para que los bautizados asuman su llamado de ser discípulos misioneros de Cristo en las circunstancias actuales de América Latina y El Caribe”, para lo cual se propuso “replantear la vocación bautismal como eje transversal de toda la acción pastoral de la Iglesia“, y “elaborar pistas concretas y criterios de animación y de itinerarios vocacionales”.

En esta oportunidad, el VI Congreso también examinará las conclusiones del sínodo sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, “contextualizadas en la realidad colombiana”, a fin de propiciar, justamente, “la elaboración de criterios pastorales para los diferentes estados de vida”.

Noticias relacionadas
Compartir