.


Francisco en el ángelus reafirma “la vida interior” frente a las tentaciones del propio orgullo

  • El Pontífice advierte contra “la codicia por el poseer, la gloria humana y la explotación de Dios” en su primera oración mariana durante la Cuaresma de 2019
  • El Papa recordó a los seminaristas mártires beatificados este sábado en la catedral de Oviedo

En su primer ángelus durante la cuaresma de este 2019, el papa Francisco ha reflexionado sobre el relato de Lucas de las tentaciones de Jesús (cf. Lc 4,1-13). Para el Papa “las tres tentaciones indican tres caminos que el mundo siempre propone prometiendo grandes éxitos: la codicia por el poseer, la gloria humana y la explotación de Dios”. Para Francisco “con el diablo no se dialoga, se responde con la Palabra de Dios”.

Vida interior, fe en Dios y certeza de su amor

Desde la ventana del estudio del Palacio Apostólico, el pontífice ha advertido contra el “camino de la codicia por la posesión” que “parte de la necesidad natural y legítima de alimentarse, de vivir, de realizarse, de ser feliz, de hacernos creer que todo esto es posible sin Dios, incluso contra Él”.

Ante el “camino hacia la gloria humana”, Francisco recordó que “uno puede perder toda dignidad personal, dejarse corromper por los ídolos del dinero, del éxito y del poder, para alcanzar la propia autoafirmación” pero esto pronto se desvanece. “Explotar a Dios en beneficio propio” es la tercera tentación, “la de querer ‘poner a Dios de nuestro lado’, pidiéndole gracias que en realidad sirven para satisfacer nuestro orgullo”.

Tres caminos “completamente ajenos al modo de actuar de Dios” y que nos separan de Él. Por ello Jesús responde reafirmando “la vida interior, la fe en Dios, la certeza de su amor”.

Recuerdo a los mártires asturianos

Durante los saludos, como es habitual, el Papa ha destacado el testimonio de los seminaristas mártires de la archidiócesis de Oviedo beatificados ayer en la catedral de la capital asturianaFrancisco resaltó que “estos jóvenes aspirantes al sacerdocio amaban tanto al Señor que lo siguieron en el camino de la Cruz”. “Que su testimonio heroico ayude a los seminaristas, sacerdotes y obispos a permanecer claros y generosos, a servir fielmente al Señor y al pueblo santo de Dios”, imploró.

También pidió oraciones para los Ejercicios Espirituales que el Papa está a punto de comenzar esta tarde con algunos de los miembros de la Curia romana. Una cita tradicional en la agenda de los últimos pontífices.

Noticias relacionadas
Compartir