El cardenal Omella ficha a un equipo externo de laicos para asesorar al arzobispado de Barcelona sobre los casos de abusos

  • Ve probable que la iniciativa se traslade al resto de obispados catalanes, porque “no queremos ocultar”
  • Ha confirmado también que en otoño de 2017 fue “correo” y “puente” entre Moncloa y Puigdemont
  • “Hice mi esfuerzo por ayudar, porque me preocupaba, sobre todo, la convivencia y la no confrontación”

El cardenal arzobispo de Barcelona, en una rueda de prensa Juan José Omella archivo

La cumbre antiabusos de Roma ya empieza a recoger sus frutos. El cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, ha anunciado hoy, 7 de marzo, la creación de un equipo externo de laicos para asesorar al arzobispado sobre los casos de abusos. El grupo estará formado por expertos, hombres y mujeres, en diferentes ámbitos, como ala abogacía o la psiquiatría.

“Su trabajo será verificar, acompañar y ayudar a encontrar una solución. Ayudaría no solo al Tribunal archidiocesano, sino también a las personas afectadas, las víctima, sus familia y también al abusador”, ha comentado el purpurado en una entrevista a Els Matins, de TV3.

Omella ha indicado que esta iniciativa incluye a toda la provincia eclesiástica, es decir, a los obispados de Terrassa y Sant Feliu. Sin embargo, ha confirmado que ha hablado con otros miembros de la Conferencia Episcopal Tarraconense y ve probable que esta medida se extienda a todos los obispados catalanes.

“No queremos ocultar nada”, ha afirmado con rotundidad el cardenal. En su intervención televisiva, Omella ha querido dejar claro también que “una vez se verifiquen las denuncias, hay que ir a la justicia civil con rapidez”.

Mediador entre España y Cataluña

Por otro lado, el prelado fue preguntado también por la situación catalana. Y confirmó que hizo de “puente” y “correo” entre el Gobierno de Rajoy y el de Carles Puigdemont durante el otoño de 2017. “Me ocupaba de llevar la preocupación de uno y del otro para ayudar a un poco en el diálogo entre los dos gobiernos”. Sin embargo, ha lamentado que, “finalmente, no saliera bien”.

“Hice mi esfuerzo por ayudar, porque a mí lo que me preocupaba, sobre todo, es la convivencia y la no confrontación, ir juntos en busca de una solución. Eso es lo que intenté hacer de un lado y del otro”, ha recalcado.

Al preguntarle si lo hizo por iniciativa propia, el cardenal ha permanecido unos segundos en silencio para responder: “De alguna manera sí”. “Presté mi persona y dije: ‘si puedo colaborar yo encantado de ayudar a esta sociedad que tanto quiero'”, ha explicado.

El cardenal ha reivindicado que Cataluña es una sociedad “emprendedora, preparada y con unas posibilidades de futuro impresionante”. Por eso, ha dicho que “no se puede romper eso. Tenemos que ir conjuntamente”. Y ha subrayado: “La comunión ayuda a resolver todos los problemas”.

Noticias relacionadas
Actualizado
07/03/2019
Compartir