700 manifestantes venezolanos se resguardaron por más de 3 horas en la catedral de Maturín

  • La Conferencia Episcopal, a través de su cuenta de Twitter, alertó sobre el “asedio” de colectivos armados simpatizantes al gobierno
  • Durante la jornada de protestas contra Nicolás Maduro, seminaristas, sacerdotes, religiosos y obispos marcharon junto al pueblo venezolano

 

Unas 700 personas permanecieron atrapadas por más de 3 horas en la catedral de Maturín, en el oriente de Venezuela, la tarde del 23 de enero, cuando un colectivo (grupo armado) afecto al gobierno y efectivos militares del Ejército asediaron a ciudadanos que salieron a protestar en contra de Nicolás Maduro.

Así lo dio a conocer la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) en su cuenta Twitter al referir que el obispo de Maturín, Enrique Pérez Lavado, alertó  que “seminaristas, sacerdotes y unas 700 personas que participan en la manifestación son asediados, [los militares] intentan irrumpir de forma violenta”.

Posteriormente la situación estuvo bajo el control y no se reportaron incidentes lamentables ni enfrentamientos. El sacerdote Samael Gamboa negoció la salida por grupos con las autoridades de seguridad para garantizar sus derechos humanos tal como ha informado Radio Fe y Alegría.

Tensiones entre el gobierno y la Iglesia

Tras la reciente exhortación apostólica de los obispos –en el marco de su CXI Asamblea, las relaciones entre la Iglesia y el gobierno se han tensionado. Los prelados consideran que la reelección de Maduro es “moralmente inaceptable”, lograda en unos comicios en los que no hubo las suficientes garantías electorales, violando flagrantemente la Constitución.

Estas posiciones motivaron al gobernador del Zulia, Omar Prieto, segundo estado más importante de Venezuela, arremetiera contra José Luis Azuaje, presidente de la CEV y arzobispo de  Maracaibo, la capital de este estado.

“En la CEV están totalmente equivocados, será nuevamente este señor (Azuaje) que se equivoque”, ha dicho el funcionario a medios locales, al tiempo que arengó a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y la Milicia Bolivariana: “Hoy somos milicianos de la revolución para estar al frente cuando sea necesario. Estamos preparados para cualquier escenario”, dijo.

Durante las jornadas de protestas de ayer, no fueron pocos los seminaristas, sacerdotes, laicos y religiosos que marcharon junto al pueblo venezolano. También lo hicieron algunos pastores como Ulises Gutiérrez, arzobispo de Ciudad Bolívar, Víctor Hugo Basabe, obispo de San Felipe, Mario Moronta, obispo de Mérida, y Luis Enrique Rojas, obispo auxiliar de Mérida, entre otros.

Noticias relacionadas
Actualizado
24/01/2019
Compartir