.


Carlos Escribano: “Hay una fe muy metida en la realidad social de nuestro pueblo”

  • “Nos sorprendió y entusiasmó la respuesta a la Misión Diocesana Euntes”, afirma a Vida Nueva el obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño
  • “Queremos llegar a los que están, a los que se han alejado y a los que se han ido”, explica el pastor sobre esa iniciativa diocesana

Carlos Escribano, obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño

“Ahora queremos aterrizar el entusiasmo que esta primera fase de nuestra Misión Diocesana ha creado en nuestras comunidades”. El obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño, Carlos Escribano, se refiere al acto que el pasado 17 de noviembre llenó de fe la plaza de toros de Logroño, con más de 10.000 personas asistentes y decenas de miles siguiendo la procesión, por las calles de la capital riojana, de las 61 imágenes religiosas llegadas desde todos los rincones de la geografía de la diócesis.

Se trataba “del inicio de un proceso de cinco años para la toma de conciencia en nuestras parroquias para hacer propuestas, desde el Evangelio, que sirvan para iluminar la realidad en la que nos movemos, y para nos adentremos en el camino de evangelización a que nos llama el papa Francisco”, señala el obispo a Vida Nueva.

‘Evangelii gaudium’, la hoja de ruta

Queremos ponernos en estado de misión. Restan todavía cuatro años para acertar en las fórmulas, pero queremos que estas sean en el sentido que marca la ‘Evangelii gaudium’ 14, es decir, para los que siguen presentes en la Iglesia, para los alejados y para los ausentes”, añade el pastor, que ha estado todo el mes de octubre en Roma como padre sinodal.

“El hecho de que hubiera una respuesta por parte de tanta gente nos da pie a la esperanza. Después de un año arduo de trabajo, nos sorprendió la respuesta y el entusiasmo en la respuesta. Fue una jornada de comunión para la misión, y con la convicción, desde la humildad, de que el Evangelio puede seguir aportando cosas a nuestra sociedad”, abunda el obispo.

Misión Diocesana Euntes en la plaza de Toros de Logroño, el 17 de noviembre de 2018

La plaza de toros de Logroño se llenó de fe y devoción

“Con esta primera etapa hemos querido mirar a nuestro pasado para dar gracias por nuestra fe. Y de ahí la presencia procesión de imágenes, de la devoción popular hacia ellas, que demuestra que hay una fe muy metida en la realidad social de nuestro pueblo. Pero ahora, con esa fe, hemos de seguir construyendo en las claves de esa realidad cristiana que nos pide el papa Francisco, de estado de misión permanente, y haciendo visible esa realidad, de ahí la procesión”, apunta el prelado.

Noticias relacionadas
Compartir