Los obispos de Nicaragua piden retomar el diálogo para alcanzar la paz en el país

  • En su mensaje de Adviento, el episcopado asegura que la Iglesia está convencida de que es la salida pacífica a la crisis socio-política que ha dejado 325 muertos desde abril
  • Ante las campañas de desprestigio y deshonra que ha sufrido la Iglesia, piden responder con mayor oración, penitencia y testimonio de vida

Frente a las campañas de desprestigio y deshonra que ha sufrido la Iglesia nicaragüense por parte del gobierno de Daniel Ortega, los obispos de ese país llamaron a la comunidad católica a responder con oración, penitencia y testimonio de vida, y convocaron una vez más a todos los sectores del país a reanudar los diálogos por la paz, estancados desde junio pasado.

En su mensaje con motivo del tiempo de Adviento, la Conferencia Episcopal de Nicaragua, que preside el arzobispo de Managua, el cardenal Leopoldo Brenes, señaló que si bien son alarmantes los índices de violencia en esa nación, ven posible un nuevo horizonte para Nicaragua: “Dios tiene la última palabra sobre la vida y la historia de los pueblos, y por lo tanto, de nuestra propia patria”.

Solidaridad, amor y perdón

Ante la crisis social que se vive en ese país centroamericano, que ha dejado por lo menos 325 muertos desde abril pasado, los obispos aseguraron que Nicaragua necesita hoy más que nunca gestos de solidaridad, de amor y de perdón.

Insistieron en que “el diálogo, como salida pacífica, sigue siendo necesario”, por lo que –dijeron– no se debe olvidar que reconstruir una nación requiere de expectativas de futuro, “recordando que la esperanza de lo totalmente novedoso puede acontecer en Nicaragua”.

Por lo anterior, pidieron a la población no quedarse con los brazos cruzados ante el dolor de quienes, aunque siendo adversarios, no dejan de ser hermanos… “Estamos llamados a hacer ruptura con los egoísmos personales para ser a la manera del Maestro… Él nos abarca a todos con su amor y nos invita a reconocernos como hermanos”.

Los nicaragüenses ya sufrimos en carne propia los embates de la lucha fratricida. Esto no nos hizo más humanos, al contrario, abrió heridas que aún no han sido curadas y que todavía supuran odio y violencia”, advirtieron.

Volver a las raíces cristianas

Para los pastores nicaragüenses, la nación debe volver a sus raíces cristianas… “Ante las campañas de desprestigio y deshonra de las personas de Iglesia, debemos responder con mayor oración, penitencia y testimonio de vida, pues estamos ante una crisis que tiene profundas raíces en el pecado estructural o social. Por ello llamamos a la conversión a todos”.

En clara alusión al gobierno de Ortega, los obispos aseguraron que el diálogo debe estar orientado a abrir nuevas perspectivas donde no las hay, y señalaron que “un buen político es aquel que, teniendo en mente los intereses de todos, toma la oportunidad de dialogar con un espíritu abierto y opta siempre por generar procesos más que por ocupar espacios”.

“Con el diálogo hay futuro, sin él, todo esfuerzo se enruta al fracaso. Afirmamos convencidos que el diálogo es la salida pacífica a esta crisis socio-política”, concluyeron.

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis social y política desatada a partir de fallidas reformas de seguridad social, lo cual generó protestas contra el gobierno de Daniel Ortega y un saldo de por lo menos 325 personas muertas, según organismos de derechos humanos locales y extranjeros; el jefe del Ejecutivo sólo reconoce 199 fallecidos.

La Iglesia católica fue mediadora del conflicto desde un inicio; sin embargo, el presidente llegó a afirmar que se trataba de un “golpe de Estado”, ya que los opositores exigían su renuncia, por lo que el diálogo quedó interrumpido a mediados del año.

Noticias relacionadas
Actualizado
04/12/2018
Compartir