Los obispos chilenos proponen una nueva Asamblea Eclesial Nacional para el año 2020

  • Concluye la Asamblea Plenaria de obispos chilenos, en la que se dialogó sobre las consecuencias de la crisis provocada por los abusos
  • Formalizarán un acuerdo de cooperación con la Fiscalía para investigar los delitos cometidos por consagrados

El Centro Salesiano de Espiritualidad, en Lo Cañas, en la precordillera de Santiago, acogió durante cinco días a los 27 participantes en la 117ª Asamblea Plenaria de los obispos de Chile que, esta vez, incluyó la participación de siete administradores apostólicos, tres de ellos sacerdotes. El obispo de Melipilla y vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Chile (CECh), Cristián Contreras Villarroel, no asistió por enfermedad, misma razón por la que presentó su renuncia al cargo que ocupa y fue reemplazado por el arzobispo de La Serena, René Rebolledo.

Seguimiento a resoluciones adoptadas

Como lo habían anunciado previamente, un tema abordado fue el análisis del camino recorrido desde la “Asamblea Extraordinaria del mes de agosto, y especialmente, sobre las consecuencias de la crisis provocada por los graves delitos de abuso sexual contra menores de edad y adultos vulnerables cometidos por personas consagradas”, como expresan en la declaración entregada al término de la reunión.

Apoyados por los integrantes del Consejo Nacional de Prevención de Abusos los obispos revisaron las resoluciones anunciadas en la “Declaración, Decisiones y Compromisos…”, del 3 de agosto pasado. Sobre esto, la declaración expresa que “hemos estudiado el proyecto de acuerdo de colaboración mutua entre la Fiscalía Nacional y las entidades de la Iglesia, para la investigación de delitos de abusos a menores cometidos por clérigos” que será formalizado en las próximas semanas.

Agregan que han iniciado “el estudio de los elementos esenciales de los estándares de conducta que son necesarios en todos los agentes pastorales que sirven en la Iglesia, en particular de los obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas, de manera que durante el año próximo se pueda contar con ese instrumento de trabajo pastoral”.

Asamblea Eclesial Nacional

Una decisión novedosa emanada de esta asamblea plenaria es la convocación a la III Asamblea Eclesial Nacional, para mayo del 2020. “La Asamblea, dice la declaración, con la colaboración de los organismos de la CECh y luego de un tiempo de escucha de varios meses, ha aprobado un itinerario en el proceso de discernimiento para avanzar en el camino de llegar a ser una Iglesia cada día más sinodal, profética y esperanzadora que busca continuar poniendo en el centro a Jesucristo. Este itinerario, que comprende una amplia participación laical y de nuestras estructuras regulares, tendrá como hito la III Asamblea Eclesial Nacional, en mayo de 2020, que sentará las bases de nuevas orientaciones pastorales para la Iglesia en Chile”.

Este proceso puede abrir cauces de participación laical que ayuden a reintegrarse a muchos laicos decepcionados, abatidos y alejados por los dolorosos hechos que afectan al clero y obispos. Y abre esperanzas a que sea una forma de dar cumplimiento al 5° compromiso expresado en la asamblea extraordinaria de agosto pasado: “nos comprometemos a promover intensamente la participación de laicos y laicas en instancias eclesiales generando ambientes de sinceridad, franqueza y crítica constructiva junto a los consagrados, en una experiencia comunitaria como pueblo de Dios”.

Momentos de gran aprendizaje

El distanciamiento de muchas personas en el país, es asumido por los obispos, en su declaración, cuando afirman que “comprendemos la indignación y pesar causados por los delitos cometidos por algunos clérigos y religiosos contra menores de edad y adultos vulnerables. Reconocemos que una parte de la misión profética de todo bautizado es expresarse con libertad ante estas contradicciones y exigir más a quienes somos sus pastores y por ello aceptamos y acogemos las justas críticas, que nos ayudan a mejorar nuestro servicio pastoral”. Y agregan que la escucha y acogida a las víctimas “han sido momentos de encuentro con el rostro sufriente de Cristo y de gran aprendizaje”.

Atendiendo lo que ocurre en el país, la declaración alude a la violencia que se ha vivido en colegios y, sobre todo en estos mismos días, en La Araucanía. Ante esto, los obispos dicen: “no nos puede dejar indiferentes la violencia que estalla a veces en La Araucanía, provocando dolor y sufrimiento en muchas personas”. La reciente muerte de un joven mapuche, ocurrida en un incidente con Carabineros, ha generado manifestaciones en varias ciudades del país.

Ante este hecho la Fundación Instituto Indígena, del obispado de Temuco, pidió al Gobierno “que tome todas las medidas necesarias y urgentes para realizar una investigación con la mayor transparencia posible, dado que hoy el sistema investigativo se encuentra cuestionado por los últimos casos de conocimiento público”.

Por su parte el secretario general de la CECh y administrador apostólico de Rancagua, Fernando Ramos también se refirió a la muerte de Camilo Catrillanca, el joven mapuche. “Nosotros condenamos cualquier hecho de violencia, venga de donde venga. Más si esto repercute en la dignidad de las personas como ocurrió con la muerte de un joven comunero, lo que nosotros rechazamos”, aseguró Ramos a los periodistas.

No logran entender

En estos siete meses desde que el Papa Francisco convocó a todo el episcopado chileno a Roma, varios grupos de laicos les han hecho llegar documentos con sus reflexiones y aportes para avanzar en este proceso de superación del clericalismo, cultura de élites y autorreferencia que el mismo Papa denunció como causas de la crisis en la iglesia chilena. Ha causado decepción que no han sido considerados en la reflexión de los pastores, por ejemplo en la preparación para esta asamblea que recién concluye.

Desde la anterior asamblea ordinaria, en abril pasado, el Papa ha aceptado la renuncia a 7 obispos que han sido reemplazados por administradores apostólicos, tres de los cuales son sacerdotes.

Estos ‘nuevos aires’ se han hecho notar, dicen fuentes del episcopado: hay un cambio en los tonos y en la forma de abordar la crisis, producto de las investigaciones por abusos. Incluso una fuente expresó que uno de los administradores apostólicos usó duras expresiones para llamar a una respuesta más cercana al Evangelio.

Incluso en la homilía inicial del nuncio Ivo Scapolo algunos ven señales de lo mismo: “No puede haber una auténtica conversión del pueblo de Dios, dijo el Nuncio, sin una conversión de los pastores: obispos y sacerdotes”.

Roberto Sánchez, vocero de la agrupación de laicos de Santiago, expresó al diario La Tercera que “los administradores apostólicos han hecho un buen trabajo, pero todavía los obispos están en una lógica que no logra entender que el problema son ellos” y agrega que “mientras no llamen al laicado para solucionar el problema, vamos a seguir igual”.

Silva ratificado

El obispo castrense y presidente de la CECh, Santiago Silva, fue ratificado en su cargo por la asamblea plenaria. Sobre este tema el secretario general Fernando Ramos respondió a los periodistas diciendo que Silva fue confirmado unánimemente y que la iglesia defenderá su presunción de inocencia. “Estamos en contra del linchamiento público que se ha ido imponiendo en nuestra sociedad”, dijo Ramos.

Noticias relacionadas
Actualizado
17/11/2018
Compartir