.


El obispo de Córdoba insta a “ir a los tribunales” a quien dude sobre la titularidad de la Mezquita-Catedral

Demetrio Ferández, obispo de Córdoba

Demetrio Fernández, obispo de Córdoba, ha dicho que “no hay necesidad alguna meterse con la catedral” porque “está muy claro de quién es”. Ha sido durante el repaso de las necesidades de Córdoba que ha hecho durante la homilía pronunciada en la mañana de hoy, 24 de octubre, en la iglesia del Juramento, con motivo de la celebración de la festividad de San Rafael arcángel.

El obispo ha instado, en presencia de representantes de la administración local y autonómica, a “ir a los tribunales” a quienes “tengan dudas” sobre la titularidad de la propiedad del templo. También ha hecho referencia al “interés que suscita fuera de España la Catedral de Córdoba”, señalando que le han preguntado por ella “desde el Papa hasta el último obispo”, lo que es, en su opinión, “digno de orgullo para todos los cordobeses”.

Nicaragua: el régimen de Ortega acusa al obispo Silvio Báez de “asesino” y “golpista”

El régimen de Daniel Ortega ha difundido un audio en el que acusa de “un supuesto intento de golpe de Estado” a Silvio Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, según informa La Prensa. Tanto la Conferencia Episcopal de Nicaragua como la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia “han expresado su total respaldo al líder religioso, crítico con los abusos de la dictadura”.

Al mismo tiempo, en el audio se insta a Báez a que “vaya al exilio o será llevado a los juzgados” por estar, supuestamente, detrás de un intento de golpe de Estado, de la misma manera que están siendo procesados más de 200 nicaragüenses.

El padre Zerai denuncia que Eritrea “sigue siendo un Estado-prisión”

Abba Mussie Zerai, sacerdote de la eparquía de Asmara, señala en una carta abierta al regímen político del país como “uno de los más duros del mundo, una dictadura que suprimió todas las formas de libertad, anulando la constitución de 1997, suprimiendo la magistratura y militalizando a toda la población”. En definitiva, una dictadura que, según sus propias palabras, creó “un Estado-prisión”.

De la misma manera, Zerai explica que “diverasas instituciones y organizaciones internacionales han denunciado la situación durante 20 años”. De ellos, se apoya concretamente en “los dos informes finales de las investigaciones realizadas por la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, que afirman de forma inequívoca que el régimen ha optado por un sistema de terror convirtiendo a su propio pueblo en esclavo”.

Una situación que ha llevado a buena parte de los eritreos al éxodo, de los cuales “175.000 se han quedado en Etiopía y 110.000 en Sudán, pero muchos se han dirigido al norte, llegando a Italia, Suiza, Alemania, Holanda, Suecia, Noruega y Reino Unido, Canadá y Estados Unidos”.

Noticias relacionadas
Compartir