60.000 jóvenes chilenos peregrinan hasta el santuario de Teresita de Los Andes

  • Los peregrinos caminaron 27 kilómetros a través de la cuesta de Chacabuco para llegar al santuario en Auco
  • Un vídeo de Francisco conmovió a los asistentes del encuentro que se celebra desde hace 28 años

Un breve y sorpresivo audiovisual con saludo del papa Francisco conmovió a los jóvenes que respondieron cantando “Esta es la juventud del Papa”.

“Propio de la juventud es estar en camino, estar en camino hacia un algo, estar en camino de ilusiones, estar en camino de planes, estar en camino de deseos, estar en el camino del amor”, dijo el Papa Francisco a los jóvenes que llegaron hasta el santuario de Teresita de Los Andes. Con estas palabras finalizó su mensaje y los jóvenes respondieron cantando “Esta es la juventud del Papa”.

Antes, en su saludo el Papa les dijo: “Queridos hermanos, ustedes caminaron bastantes kilómetros esta mañana. Caminaron hasta este sitio donde de alguna manera, se irradia la santidad, santidad de una chica de ustedes (Santa Teresa de Los Andes) que, me permito decir, se apropió de la santidad de Cristo y por eso fue santa. En esos 30 kilómetros, más o menos, que han caminado, se les habrá ocurrido muchas cosas en la cabeza y muchas cosas en el corazón. No las dejen pasar, no las pierdan, reténganlas para rumearlas después en casa, con los amigos, para hacerlas florecer, fructificar. Gracias por este testimonio que dan, sepan que una juventud que no está en camino, todavía no es joven; o es niña, o envejeció demasiado pronto”, invitó el Papa a los jóvenes en el saludo de un minuto y 30 segundos de duración.

Testimonio de Teresita

Unos 60 mil peregrinos habían caminado 27 kilómetros, desde las 6 de la mañana, a través de la cuesta de Chacabuco, para llegar al santuario en Auco, como se repite anualmente hace ya 28 años, pasado el mediodía.

Esta vez el lema motivador fue “La santidad de Cristo, es mi vocación a vivir” y durante el recorrido los jóvenes fueron invitados a mirar el testimonio de fe de Santa Teresita, que simboliza la entrega, ternura y cercanía de Dios a través de la oración, especialmente por los más pobres y necesitados, y por la conversión de la Iglesia. En 14 ‘estaciones’ a lo largo del camino se proponen temas específicos de reflexión y se realizan signos y gestos relacionados con esos temas.

Al llegar al santuario la peregrinación culmina con la celebración eucarística que este año fue presidida por el Administrador Apostólico de San Felipe, diócesis donde está el Santuario, Jaime Ortiz de Lazcano, quien en su homilía dijo: “Hoy más que nunca la Iglesia necesita de testimonios, se acabaron las palabras, cuando aparecemos diciendo algo, la verdad es que nos creen muy poco. Es el momento más que nunca del testimonio y para eso ustedes, los jóvenes, son el futuro de la Iglesia. ¿Estamos dispuestos a asumir este desafío y esta misión?” preguntó, recibiendo una entusiasta respuesta afirmativa.

Más viva que nunca

Para Mariana Palacios, de la parroquia Inmaculada Concepción de Maipú, esta experiencia “es un gran sacrificio, y por eso me alegra mucho que llegue mucha gente. Personalmente encuentro que la Iglesia está más viva que nunca. Venimos con toda la parroquia y pedimos intenciones por toda la gente que lo necesita, eso nos alegra mucho”, comentó emocionada.

Respecto del mensaje del Papa, José Rodríguez, de la parroquia 12 Apóstoles de La Granja, dijo: “Esto habla de la cercanía del Papa con el pueblo de Chile, esa invitación que nos hace a rumiar es porque él quiere que el pueblo de Chile esté en contacto con Dios, que supere los problemas, que vaya más allá de todas las dificultades. Es una alegría ver la cercanía del Papa con los jóvenes chilenos”.

“Es algo muy reconfortante, venía conversando con mis amigos que cuando uno recibe la cruz, es gratificante, que te llena y te invita a seguir caminando. Ver tanto jóvenes es una felicidad inmensa después de todo lo que está pasando en la Iglesia, uno tiene que vivir su fe como se la enseñaron, sin más y sin menos”, dijo Jazmín Salazar, de la parroquia San José de Osorno.

Esta peregrinación es organizada por la Vicaría de la Esperanza Joven, del arzobispado de Santiago, y el Santuario de Teresita de Los Andes, cada año el tercer sábado de octubre. Cuenta con un enorme contingente de voluntarios que apoyan con diversos servicios la fluida marcha de los peregrinos, participan en las ‘estaciones’ y en los puestos de hidratación y de primeros auxilios. Este año no se permitió abastecer de alimentos para reducir los desechos, concentrando en el Santuario las zonas de alimentación. 

Juanita Fernández Solar tomó el nombre de Teresita de Jesús al ingresar al monasterio carmelita de Los Andes a los 19 años, el 7 de mayo de 1919. Alcanzó a estar poco menos de un año ya que el 12 de abril de 1920 murió. En ese breve período consumó su entrega a Jesús, de quien decía: “Cristo, ese loco de amor, me ha vuelto loca”. Su ilusión y su constante fue asemejarse a Él, configurarse con Él. Fue beatificada por san Juan Pablo II en Santiago de Chile el 3 de abril de 1987, y canonizada por el mismo Sumo Pontífice en Roma el 21 de marzo de 1993.

Noticias relacionadas
Actualizado
22/10/2018
Compartir