Diócesis colombiana apoya la formación de seminaristas venezolanos

  • Las jurisdicciones eclesiásticas de Rioacha, en Colombia, y Maracaibo, en Venezuela, celebran la fe y acentúan la solidaridad en la frontera
  • Diversas organizaciones católicas colombianas donan alimentos para el sostenimiento del Seminario Santo Tomás de Aquino

La aguda crisis venezolana también ha afectado la formación de sus seminaristas. Ante esto, diversas instituciones católicas colombianas hicieron entrega de una donación de alimentos para apoyar el sustento de los futuros presbíteros que se preparan en el Seminario Santo Tomás de Aquino, en la arquidiócesis de Maracaibo.

Misa binacional

El gesto solidario tuvo lugar en La Raya, entre Paraguachón (Colombia) y Guarero (Venezuela), que divide geográficamente a los dos países, una frontera que lleva más de dos años cerrada por orden del Gobierno venezolano. Allí se realizó una eucaristía binacional, por segundo año consecutivo, el pasado 1º de mayo, en el marco de la fiesta de San José obrero, patrono de ambas poblaciones.

Hasta este punto, donde colindan el departamento colombiano de la Guajira –a unos cinco minutos de Maicao– y el estado venezolano de El Zulia, llegó el arzobispo de Maracaibo, Ubaldo Santana, quien presidió la celebración organizada conjuntamente por los equipos de Cáritas de la diócesis de Riohacha y la arquidiócesis de Maracaibo, con participación de algunos seminaristas y laicos de ambos países.

En esta región fronteriza, tan afectada por la violencia, la pobreza y el contrabando como forma de vida, las peticiones de los prelados, los laicos y los agentes diocesanos apuntaron a la paz y a la fraternidad, toda vez que la historia y la cultura compartida por ambos pueblos se ha nutrido mutuamente y conserva múltiples similitudes.

Estrategias solidarias

Es por ello que ambas jurisdicciones eclesiásticas –tanto Riohacha como Maracaibo– además de compartir estos espacios de fe, han venido entretejiendo estrategias de ayuda solidaria para responder a la actual coyuntura de precariedad económica y social que se vive con crudeza en la región fronteriza de Colombia y Venezuela.

Así lo confirmó Jefferson Ariza, vicario general de la diócesis de Riohacha, en representación del obispo Héctor Salah Zuleta, al anunciar la realización de un encuentro en el municipio de Maicao, el próximo 13 de julio, con ocasión de la visita que hace la imagen peregrina de la virgen de Lourdes por las diócesis de Colombia, momento que también se aprovechará para generar acciones en favor de la población vulnerable de frontera.

Mientras tanto, se mantendrán otras iniciativas solidarias que se sitúan en la misma dirección de la Campaña de Comunicación Cristiana de Bienes 2018, liderada por la Conferencia Episcopal de Colombia.

San José obrero continuará inspirando la paz y la solidaridad entre las iglesias de la frontera colombo-venezolana. El encuentro fraternal del 1º de mayo culminó con una representación cultural de niños y jóvenes artistas, en la que sobresalió la participación de niños migrantes venezolanos, con danzas autóctonas como la Yonna.

Noticias relacionadas
Actualizado
07/05/2018
Compartir