.


Jesús Díaz Sariego: “Si confiamos los unos en los otros sacamos lo mejor de cada uno”

  • Hablamos con el vicepresidente de CONFER sobre sus retos personales y los de la vida religiosa
  • “Es cierto lo de la secularización, pero hay más anhelo de vida en Dios de lo que a primera vista parece”

Jesús Díaz Sariego, vicepresidente de CONFER

“Hay más anhelo de vida en Dios de lo que a primera vista parece”. De eso está seguro Jesús Díaz Sariego, prior provincial de los Dominicos de Hispania y vicepresidente de la CONFER desde la pasada Asamblea General. Charlamos con él sobre su nuevo servicio y el papel de la Vida Religiosa

PREGUNTA.- La vicepresidencia de la CONFER es su nuevo reto. ¿Cómo lo afronta?

RESPUESTA.- Es un nuevo reto personal. Lo estoy viviendo con gratitud. Ha sido un gesto de confianza por parte de la Asamblea General y del actual equipo de gobierno. Espero no defraudar para responder lo mejor que pueda a la nueva tarea encomendada. Si confiamos los unos en los otros sacamos lo mejor de cada uno. Lo afronto como un aprendizaje. Las responsabilidades que asumimos en la vida han de ayudarnos a ser mejores personas consagradas. Si las vivimos desde el Evangelio, las tareas que hacemos nos convierten y ayudan a madurar en la propia vocación. CONFER, en este sentido, es una buena academia de aprendizaje.

P.- ¿Qué cree que aportará el carisma dominico al seno de la CONFER?

R.- El listón es alto. La espiritualidad dominicana se enmarca bien dentro de este estilo. Quizás lo dominicano pueda reforzar lo que ya existe: la compasión por los que más sufren; la inculturación de la Palabra y su valor en las palabras humanas; la confianza en la persona y en sus capacidades, tanto para el encuentro con Dios como para el desarrollo humano; el gusto por el saber y el aprecio por las cuestiones más desafiantes del momento presente. Todo esto asegura la predicación del Evangelio.



La salud de la Vida Religiosa

P.-¿Goza de buena salud la Vida Religiosa?

R.- La Vida Religiosa gozará de buena salud si mantiene su confianza en el Señor y supera los miedos en su encuentro con el mundo. Hay ‘vino nuevo’, es mi convicción. Dios nos sigue sorprendiendo. Sus sorpresas generan vinos nuevos que reactualizan a cada carisma. Así se posibilita la novedad de cada época en su modo de descubrir el Evangelio.

P.- ¿Qué papel debe jugar en una sociedad cada vez más secularizada?

R.- Es cierto lo de la secularización, pero hay más anhelo de vida en Dios de lo que a primera vista parece. Quizás se le busca de otra forma. Hay testimonios callados de consagrados que siguen siendo significativos para muchos. Existe una ‘predicación oculta’ por medio de la cual Dios hace las cosas. Nuestro papel es traslucir la presencia de Dios. Cada consagrado refleja, en cierto sentido, ‘un trozo de lo divino traído al mundo’. ¿Dónde está Dios? ¿Dónde sufre?, se preguntan algunos. Cuando alguien grita a Dios está confiando la propia vida en sus manos. Los consagrados nos proponemos escuchar las voces humanas para elevarlas a Dios y escuchar a Dios para dignificar lo humano. En este intercambio, el encuentro confiado con el Señor está asegurado. De esta convicción surgen no pocas oportunidades. He aquí el ‘vino nuevo’ a saborear.

Lea más:
Noticias relacionadas
Compartir