Los obispos de Galicia, contra quienes provocan incendios: “Es un gesto de grave inmoralidad”

  • “Compartimos ante todo el dolor de quienes perdieron a sus familiares y amigos”, dicen en comunicado conjunto
  • Los pastores ofrecen la “ayuda incondicional” de la Iglesia gallega “para cuantos la necesiten”

Ante la tragedia causada por el cerca de un centenar de fuegos que en los últimos días han asolado Galicia, causando la muerte a cuatro personas, los obispos gallegos han ofrecido “la disponibilidad y ayuda incondicional para cuantos las necesiten” de las comunidades cristianas, de las Cáritas Diocesanas y de otras instituciones eclesiales.

“Compartimos ante todo el dolor de los que lloran a sus familiares y amigos que perdieron la vida y elevamos nuestra oración a Dios para que los acoja junto a sí. Quisiéramos que en estos momentos fuese real en todas nuestras parroquias de la Iglesia en Galicia la experiencia de la unidad, del compartir esfuerzos, dolores y angustias, la cercanía del amor fraterno, de modo que nadie se sienta solo en la necesidad”, señalan en un comunicado hecho público este martes 17 de octubre.

En el texto, los seis prelados califican de “gesto de grave inmoralidad” la acción de quienes están detrás de algunos de estos incendios sufridos durante el pasado fin de semana por la comunidad gallega (algunos de los cuales se propagaron desde Portugal, donde han fallecido una cuarentena de personas), pero que también han afectado a Asturias, Castilla-León y, en menor medida, Cantabria.

El sufrimiento de la población

“Nos parece imprescindible igualmente condenar con toda claridad las acciones de quien causa voluntariamente este tipo de incendios, que ponen en riesgo la vida de las personas y también dañan grave e irresponsablemente el medio ambiente tan necesario para la vida”.

“Esto es muy evidente ante los sufrimiento que padece hoy nuestra población, y especialmente ante el hecho tristísimo de quien ha muerto a causa de los incendios”, subrayan los obispos de Santiago, Tui-Vigo, Lugo, Ourense y Mondoñedo-Ferrol.

En este sentido, los obispos citan al papa Francisco cuando afirma que “un crimen contra la naturaleza es un crimen contra nosotros mismos”, por lo que apelan a “respetar la naturaleza y valorarla, en su bondad, armonía y equilibrio, como un don que recibimos y un legado que debemos esforzarnos por transmitir a las generaciones futuras”.

Reconocimiento a quienes luchan contra el fuego

No se olvidan los obispos de la Provincia Eclesiástica de Santiago de reconocer la labor de quienes, “en estas circunstancias difíciles”, han plantado cara a unos incendios pavorosos, por lo que brindan “nuestro reconocimiento y apoyo a las miles de personas implicadas en el operativo de lucha contra el fuego, los bomberos, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y los numerosos voluntarios, que se esfuerzan por salvar vidas, aliviar daños y evitar la pérdida de personas y bienes, incluso a costa de cansancio y riegos personales”.

“En circunstancias a menudo extremas, nos dan un ejemplo admirable de abnegación sin límites”, concluye la nota, firmada por el arzobispo Julián Barrio, los obispos Luis Quinteiro, José Leonardo Lemos, Luis Ángel de las Heras y el auxiliar Jesús Fernández.

Noticias relacionadas
Actualizado
17/10/2017
Compartir