En la Diócesis de Culiacán, el “sordo evangeliza al sordo”

  • Las personas sordas se convierten en “líderes y referentes para estar siempre atentos a las necesidades de este sector de la población”

En México hay más de 700 mil personas con padecimiento de sordera, una situación que no ha pasado desapercibida para la Iglesia católica, por lo que son varias las diócesis que ofrecen capacitación a sus agentes de catequesis con la finalidad de que este sector de la población pueda participar de los sacramentos y de la vida de la Iglesia en general.

La Diócesis de Culiacán, en particular, realiza un acompañamiento muy importante hacia los sordos. Sobre este tema, habla para Vida Nueva Digital, Miguel Ángel Avilés, quien es intérprete del Lenguaje de Señas y capacitador.

Explica que en el 2011 la Diócesis de Culiacán inició la conformación de un grupo de evangelización para sordos con la asesoría y apoyo del padre Víctor Murillo, responsable de la Dimensión de Evangelización y Catequesis (DIDEC), de esa diócesis ubicada en el estado de Sinaloa.

Actualmente, Avilés es coordinador de intérpretes de dicho grupo conformado por 20 personas, algunas de las cuales son sordas, y quienes finalmente se han convertido en “líderes y referentes para estar siempre atentos a las necesidades de este sector de la población, puesto que nuestro lema es que ‘el sordo evangelice al sordo’”.

Detalla que el objetivo principal del grupo es incluir a la comunidad de sordos en la catequesis; y es que, “por su condición de discapacidad, fácilmente son excluidos de la sociedad, y también tristemente son excluidos de la iglesia. Se trata de crear una Iglesia incluyente donde todos quepamos, donde verdaderamente todos podamos ser uno”.

Refirió que esta atención ha generado interés en la población, de tal manera que hay muchas personas que buscan integrarse al grupo, entre cuyas actividades está la impartición de cursos sobre Lengua de Señas Mexicanas.

Precisó que actualmente las clases se imparten por la noche, un día a la semana, divididos en curso básico y para avanzados. “Cada curso dura un año, e inicia con el calendario escolar”, detalló.

Miguel Ángel adelantó que en la Diócesis de Culiacán se tiene planeado implementar un curso de tres módulos: el primero consistirá en el aprendizaje básico de la Lengua de Señas Mexicanas, que tendrá como objetivo que las personas aprendan a socializar y puedan comunicarse en algo coloquial con los sordos; en el segundo módulo se les darán las herramientas para poder evangelizar al sordo, y el tercero será específicamente sobre la tarea de evangelización.

Por último, refirió que como parte de las actividades de las personas que se integran a este grupo, se encuentra el asistir a la Catedral de Culiacán todos los domingos, a las 12:00 horas, que es cuando se interpreta con Lengua de Señas la celebración de la misa.

Actualizado
13/10/2017
Compartir