.


Carta abierta de Uribe al papa Francisco

El líder opositor apela al obispo de Roma para reiterar sus críticas al proceso de paz

Álvaro Uribe, ex-presidente de Colombia, le escribió una carta abierta al papa Francisco, en vísperas de la llegada del obispo de Roma al país.

El más mediático de los opositores al Gobierno de Juan Manuel Santos reitera sus críticas a aspectos de lo acordado con las FARC, en el marco del proceso de paz.

La misiva aparece en un ambiente de polarización y disputa política de cara a las elecciones de 2018.

Según Uribe, con los pactos de La Habana se favorece “la impunidad total a los responsables de delitos atroces” y se somete a la justicia de las FARC a las Fuerzas Armadas de Colombia, en la jurisdicción especial para la paz.

El ex-mandatario se refiere con preocupación al crecimiento del narcotráfico y al deterioro de la economía.

Al hacer pública la comunicación el ex-mandatario involucra al Papa en el debate nacional y se sirve de su figura para fines particulares. Lo mismo se ha dicho del proceder del presidente Juan Manuel Santos, quien el pasado domingo publicó una columna de opinión en el diario El Tiempo bajo el título “Una oportunidad histórica para avanzar hacia una mejor Colombia”. El texto supedita la visita al Acuerdo de paz.

A continuación la carta abierta del expresidente Álvaro Uribe:

Su Santidad:
Nos da mucha alegría su visita a Colombia, país profundamente devoto que está alborozado por su presencia.
Su Santidad encuentra a una ciudadanía alegre no obstante tanta adversidad, alegría que no tendría otra explicación que su espiritualidad.
Su Santidad, muchas personas tenemos preocupaciones por el crecimiento del narcotráfico, su incidencia en el aumento de la drogadicción juvenil y en la destrucción de los recursos ambientales como el bosque primario. Nunca nos hemos opuesto a la paz, sin embargo, la impunidad total a los responsables de delitos atroces, su elegibilidad política, la autorización legal que han recibido para gastar dineros ilícitos en sus actividades políticas, y otros puntos, se constituyen en estímulos al delito.
Su Santidad, estamos de acuerdo en el tratamiento generoso a los guerrilleros rasos que cumplan con sus compromisos, tema que separamos de la impunidad total concedida a los cabecillas.
Su Santidad, las Fuerzas Armadas de Colombia han sido profesionales y respetuosas de nuestra democracia. Cualquier violación individual de los Derechos Humanos ha sido sancionada, consideramos que es muy injusto someterlas a la justicia de Farc, igualarlas con los integrantes de este grupo y exponerlos a reconocer delitos no cometidos para evitar ir a la cárcel. Colombia ha tenido una democracia afectada por el narcoterrorismo, no una dictadura enfrentada por civiles armados.
Su Santidad, la economía colombiana se ha deteriorado con su inevitable impacto en el tejido social. Nosotros creemos en la necesidad de tener una empresa privada vigorosa de la mano de una política social también vigorosa. Y nos preocupa que se ha deteriorado la confianza de inversión privada y el Acuerdo con Farc crea incertidumbres”. 

 

Compartir