Cinco pistas para el acompañamiento pastoral a los jóvenes

  • La CIEC propone algunos itinerarios para que los pastoralistas latinoamericanos sean “compañeros de camino” de las juventudes
  • El rol del acompañante, los desafíos de la era digital y las experiencias artísticas, hacen parte de la impostergable tarea de la escuela católica

En torno al acompañamiento pastoral a los jóvenes en las condiciones actuales de la región latinoamericana y caribeña, avanza el II Encuentro Interamericano de Pastoral Educativa que se celebra en Santo Domingo (República Dominicana), con la participación de 450 pastoralistas convocados por la Confederación Interamericana de Educación Católica (CIEC).

Participantes del II Encuentro Interamericano de Pastoral Educativa de la CIEC

Ya desde el inicio de la segunda jornada de reflexión, este sábado 2 de junio, el obispo auxiliar de Santo Domingo, Faustino Burgos Brisman, destacó durante la eucaristía “la impostergable tarea de la escuela católica de acompañar a los jóvenes”, sin dejar de señalar algunas oportunidades y desafíos que fueron abordados en las conferencias y el compartir de experiencias.

Cinco pistas para el acompañamiento pastoral a los jóvenes, en el ámbito de la escuela católica, fueron postuladas a lo largo del día:

1. El acompañante, un apasionado por la humanidad

Como maestro, educador y pedagogo, “el acompañante pastoral es un apasionado por la humanidad”, propuso el director de formación de la CIEC, el Hno. Diego Díaz, subrayando que “debe ser una persona alegre, cercana a los jóvenes, comprensiva, comunicativa y sensible a captar las situaciones que lo rodean”.

A partir de esta particular sensiblidad, agrega el religioso lasallista, “el acompañante debe mantener una actitud abierta al diálogo, de manera que pueda ‘está ahí’ en el momento que el joven lo necesite y lo solicite, atento a sus narrativas”, lo cual implica, también, un respeto máximo a la confidencialidad.

Hno. Diego Díaz, director de formación de la CIEC

2. Acompañar a los jóvenes en la era digital

¿Cómo ejercer el ministerio del acompañamiento juvenil en los tiempos de la sociedad red? La construcción de una cultura del encuentro y de la solidaridad sugiere que “la red digital pueda ser un lugar rico en humanidad: no una red de cables, sino de personas humanas”, como ha propuesto el papa Francisco.

En este sentido, se propone, por una parte, saldar la ‘brecha digital’ que distancia a los educadores de los nuevos lenguajes de los jóvenes, para lograr mayor movilidad en el acompañamiento sin caer en la superficialidad ni en la inmediatez. 

Y, sin embargo, también es preciso, por otra parte, una nueva sensibilidad narrativa digital, ofrecer valor diferenciado y personalizado y, lo más importante, pasar de la conexión a la comunión, como ha propuesto el jesuita Antonio Spadaro.

3. Nuevos paradigmas para acompañar los procesos de fe

En esta misma dirección, el argentino Ricardo Grzona, consultor internacional de educación religiosa, pastoral y catequesis, planteó la necesidad de “asumir la misión de acompañar los procesos de fe de los jóvenes desde nuevos paradigmas, de modo que la escuela católica sea una expresión de creatividad y cercanía”, para que “los jóvenes vivan la experiencia del discípulo amado”.

Grzona, quien también ha liderado la iniciativa cristonautas.com, señaló el imperativo de “desligarnos de nuestras formas y pensamientos culturales” y “tener claro nuestro punto de partida”. Gráficamente, ante las circunstancias cambiantes –añadió–, “como acompañantes debemos ser como un GPS que recalcula el camino para llevar a nuestros jóvenes al encuentro personal con Jesús”.

Ricardo Grzona, consultor de pastoral y creador de cristonautas.com

4. Experiencias artísticas para un acompañamiento pertinente

Algunas experiencias se aprecian como inspiradoras para la escuela católica a lo largo del continente. Apelando al arte, el cine y la música ofrecen múltiples y pertinentes opciones de acompañamiento pastoral.

La iniciativa de la Semana de Cine Espiritual de la Conferencia Episcopal Española, presentada Mercè Asunción Pastor, confirmó que la formación de jóvenes espectadores críticos y el análisis de los valores espirituales que se exponen en algunos filmes, a través de algunas mediaciones didácticas, permite ahondar en cuestiones vitales fundamentales a la luz del Evangelio.

Asimismo, la Escuela de Música Santo Domingo Savio de Jarabacoa (República Dominicana) deja ver la importancia del arte en los sistemas de acompañamiento preventivo. “Nuestra misión se resume en hacer arte para salvar vidas”, subrayó Vanesa Caraballo, al detallar el aporte del carisma salesiano en esta experiencia. 

5. Movimientos juveniles en la escuela católica

El Hno. Carlos Pinto, coordinador de pastoral del Distrito Lasallista de Bogotá, centró su mirada en la riqueza de los movimientos juveniles en la escuela católica, y el papel de los pastoralistas acompañantes como “creadores de mediaciones que posibilitan el encuentro del joven con la experiencia de la trascendencia”.

“Los movimientos juveniles han sido respuesta y apuesta para garantizar que se dé ese encuentro aterrizado a una lectura crítica de la realidad”, aseveró Pinto, destacando el aporte de los carismas y las espiritualidades en la configuración de experiencias comunitarias y eclesiales.

Noticias relacionadas
Actualizado
03/06/2018
Compartir