Sigue el encuentro desde esta misma web. Recarga la página si no ves el video. Si quieres usar el chat en directo sigue el evento desde aquí


Tribuna

¡Feliz Pascua Florida y Dolorida!

Compartir

Pregón Pascual

“El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz intensa; habitaba en tierra de sombras y la luz resplandeció” (Is. 9,2)

De pronto…

amaneció de noche

y nadie supo explicar el fenómeno:

los astrólogos estaban en otra galaxia,

los sabios no encontraban argumentos convincentes

y los sacerdotes andaban ocupados

en las cosas del templo.

De pronto…

amaneció de noche

y se hizo la luz,

con sol radiante:

los niños interrumpieron sus sueños,

los pájaros abandonaron sus nidos

y de los sepulcros salieron vivos los muertos.

Una mujer fotografía los cerezos en flor en Bonn (Alemania). EFE

De pronto…

amaneció de noche

-sucedió en la Pascua judía-

y las mujeres

que fueron a embalsamar

el cuerpo de Jesús,

que murió crucificado,

encontraron el sepulcro vacío.

El ángel que custodiaba la tumba les dijo:

“Se que buscáis a Jesús el crucificado

pero no está aquí, ha resucitado”.

 

De pronto…

amaneció de noche

y Jesús se apareció a las mujeres:

“No tengáis miedo, les dijo,

alegraos conmigo

y comunicad la Buena Noticia

a propios y extraños”.

Explanada de la Basílica de Guadalupe (México), al amanecer del 22 de marzo de 2020. EFE

De pronto…

amaneció de noche

y con la claridad del día

se descubrió el misterio:

Jesús Resucitado

-el Hijo de Dios, el Mesías-

iluminó al mundo

para quitar el miedo a la vida

                                  a la muerte

                                  y al infierno.

(“Yo soy la luz de mundo, dice Jesús;

el que me sigue no camina en tinieblas,

sino que tendrá la luz de la vida. (Jn.8,12).

 

De  pronto…

amaneció de noche

y hoy como ayer

Jesús Resucitado

enciende por la noche

las farolas de las plazas

y de los corazones

para que creamos

que con Él y en Él

-vivos y muertos-

hemos resucitado.

(Si creemos y nos queremos

es que el Señor resucitó).

Un hombre reza a las puertas de la iglesia quiteña de San Francisco (Ecuador). EFE

La sombra de la pandemia

no ha logrado oscurecer

el resplandor

del amor que Dios nos regala

a manos llenas,

del amor dado y recibido entre tanta gente,

de la fe fortalecida durante la gran crisis,

de la certeza en que el Señor resucitó

y de la esperanza en un futuro mejor

para todos sin excepción.

(Se avisa de que por problemas técnicos

la llegada del “futuro mejor para todos” tiene demora).

¡Feliz Pascua Florida y Dolorida!