.


José Beltrán, director de Vida Nueva
Director de Vida Nueva

Enmendando la plana al Papa


Compartir

JUEVES. Presentación del Congreso Católicos y Vida Pública del CEU. Aforo completo en el aula magna. Y más allá. Presentes, Rouco y Cañizares. Ausente, Osoro. En el Ejecutivo de la Conferencia Episcopal. Y convencido de que no se puede servir a dos señores. Se pierde escuchar a un prefecto que utiliza el circunloquio para enmendarle la plana al jefe. La misericordia es un anexo prescindible para el purpurado africano. Como si fuera el último número de esos coleccionables que arrancan en septiembre y que nadie termina. Para maquillar, por la tarde, al presentar su libro se despacha así: “Es estúpido decir que estoy contra el Papa”. Quién lo diría.

SÁBADO. Cerro de los Ángeles. Cristianos Sin Fronteras. Tren misionero. Aunque más bien parece siberiano. Pero ahí están más de 600 chavales. Desafiando al frío. Haciendo que el Mes Extraordinario no caduque. De corazón.

DOMINGO. Elecciones generales. Recuento final. Menos centrados. Más extremos. Apañados vamos.

LUNES. Asamblea de CONFER. Oración de apertura. Un tiesto. Tierra. Semillas. Voz en ‘off’. “Pon tus pies en los barros de tu historia”. “Mira hacia adentro, no hacia atrás”. “Escuchad los silencios y los gritos de los partos de vuestra congregación”. “La valentía del fundador”. “La generosidad de las manos del Sembrador”. Emocionante. Para los religiosos. Ilusionante. Como laico. 

MARTES. Algo falla. Cuando en la plaza de la Universidad de Barcelona la vida está paralizada. Enquistada. A pocos metros, en el Ateneu Sant Pacià parece brotar la vida. No esperaba el lleno absoluto para reflexionar sobre el pensamiento de un Papa. Quizá por la sensación de minoría arrastrada desde el jueves en la convocatoria de Sarah. Pero sí. Francisco tira. Tira más.

Lea más: