El arte ruso seduce al Vaticano

  • Inauguran en el Brazo de Carlo Magno una exposición con 54 obras maestras prestadas por la Galería Tretyakov y otros museos estatales de Rusia
  • “Estamos ante una de las muestras sobre arte ruso en el extranjero más insólitas de las últimas décadas”

 

Cristo en el desierto, de Ivan Kramskoy

Mañana martes 20 de noviembre abre sus puertas al público en el Brazo de Carlo Magno del Vaticano la exposición ‘Peregrinación del arte ruso’, que ofrece 54 obras maestras provenientes de la Galería Tretyakov, la más importante del país, y de otros museos estatales de Rusia. La muestra, que podrá visitarse de forma gratuita hasta el próximo 16 de febrero, es fruto de la labor de diplomacia cultural que lleva a cabo los Museos Vaticanos y responde a la exhibición organizada con fondos de esta institución hace dos años en Moscú, titulada ‘Roma Aeterna. Las obras maestras de la Pinacoteca Vaticana’. 

Buena parte de las pinturas de la exposición inaugurada hoy no han salido jamás de Rusia, como destacó Zelfira Tregulova, directora de la Galería Tretyakov. “Estamos ante una de las muestras sobre arte ruso en el extranjero más insólitas de las últimas décadas. Las obras que brindamos constituyen la quintaesencia de la identidad artística rusa”, explicó Tregulova, quien recordó que el intercambio artístico partió de la audiencia que mantuvieron en 2013 el papa Francisco y el presidente ruso, Vladímir Putin.  

La sustancia espiritual “escondida”

Barbara Jatta, directora de los Museos Vaticanos, subrayó por su parte cómo la belleza “crea puentes” y detalló que la nueva exposición “habla de arte, espiritualidad e historia” partiendo de los tradicionales iconos rusos para llegar hasta una anticipación de las vanguardias rusas del siglo XX. Obras de diferentes épocas establecen un diálogo entre ellas por medio de la confrontación simbólica para mostrar “un proceso ininterrumpido”. “Queríamos hacer ver que bajo la superficie de las cosas hay una sustancia espiritual escondida”, destacó Jatta.

Los comisarios de la exposición son Arcady Ippolitov y Tatyana Udenkova. El primero subrayó en la rueda de prensa de presentación la “unidad” de las obras expuestas pese a su diversidad cronológica, mientras que Udenkovav aseguró que en el arte ruso “nunca se interrumpió la conexión con el arte antiguo, aunque la pintura moderna se dedicara a otros temas”. 

Entre las principales obras expuestas están: ‘La aparición de Cristo al pueblo’, de Alexander Ivanov; ‘Trinidad’, de Paisius; ‘La vida está en todos sitios’, de Nikolay Yaroshenko; ‘Virgen de Kykkos’, de Simon Ushakov; ‘Crucifixión’, de Dionysius; y ‘Cristo en el desierto’, de Ivan Kramskoy (en la foto).

Noticias relacionadas
Actualizado
19/11/2018
Compartir