El Vaticano abrirá la primera embajada en Sudán del Sur

  • La Santa Sede estrecha lazos en plena guerra con el país africano
  • Los obispos sudaneses agradecen el gesto del Papa para contribuir “a una paz duradera”

Familias en Sudán del Sur, a las puertas de una iglesia archivo

“En nombre de la Iglesia católica de Sudán y Sudán del Sur, y de todo el pueblo de Sudán del Sur, expreso mi más sincero agradecimiento al Santo Padre. Este paso alienta los corazones de las víctimas de la guerra”, ha declarado a la Agencia Fides, el obispo Barani Eduardo Hiiboro Kussala.

La Secretaría de Estado del Vaticano anunció el nombramiento de Marco Kedima, obispo keniata, como nuncio apostólico en Sudán del Sur. Kussala, también presidente de la Conferencia Episcopal de Sudán y de Sudán del Sur, manifestó que “la apertura de una sede permanente demuestra que el Santo Padre lleva a Sudán del Sur en su corazón”.

Un gesto de solidaridad del Papa

“El papa Francisco expresa su preocupación por el bienestar de las personas que sufren en Sudán y Sudán del Sur, fortalece nuestro deseo de acabar con el conflicto y la necesidad urgente de tener una paz duradera”, señaló el obispo sudanés, concluyendo su frase con el mensaje de solicitar una posible visita de Bergoglio al país africano.

La apertura de la sede vaticana es un gesto de solidaridad del papa Francisco con este país involucrado en una cruenta guerra civil desde 2013, dos años después de proclamar su independencia. Sudán de Sur, el estado más joven del mundo tiene la puntuación más alta del Índice de Estados Frágiles, que realiza la Ong Fund For Peace.

Noticias relacionadas
Actualizado
07/06/2018
Compartir