.


Ante la tragedia de los migrantes en Melilla: “Nadie se siente responsable”

  • Cáritas diocesana y la Delegación de Migraciones de Málaga alzan la voz ante esta nueva tragedia: “No hay vías seguras para la migración”
  • Aunque se han encontrado una veintena de cadáveres, se estima que pudiera haber 47 personas

inmigrante subsahariano llegado en patera a España Málaga 2017

El pasado sábado los tripulantes del buque ‘Sorolla’ se encontraron con la  imagen de los cuerpos flotando de una veintena de subsaharianos a unas cuatro millas de Melilla. Aunque, por desgracia, se estima que en la embarcación naufragada podría haber hasta 47 personas a bordo.

Tanto Cáritas Diocesana de Málaga, como la delegación Diocesana de Migraciones, a través de un comunicado, manifiestan el dolor por la muerte de “estos hermanos nuestros que buscaban una vida mejor para ellos y sus familias”, mientras denuncian que “la imposibilidad de encontrar vías seguras para la migración pone en peligro la integridad de las personas, llegando incluso a la muerte”.

Exigencia de responsabilidades

Del mismo modo ponen de manifiesto la falta de responsabilidades asumidas por parte de las diferentes administraciones, la comunidad internacional o la sociedad en general, una actitud que fomenta “el tráfico y la trata de personas, que se ha convertido en un negocio muy lucrativo”. “Nadie se siente responsable de esto; ni la comunidad internacional, ni los gobiernos ni tampoco la sociedad”, apuntan desde la diócesis malagueña.. Así, nos recuerdan: “La cultura del bienestar nos hace pensar sólo en nosotros mismos, nos hace insensibles al grito de los otros”. Para concluir piden que como creyentes y como ciudadanos dejemos de ser sordos al sufrimiento de los pobres y podamos contribuir a erradicar las causas que originan este sufrimiento.

Compartir