.


Renzo Fratini llama a educar a los jóvenes en el compromiso frente a lo “efímero”

  • El nuncio en España preside la eucaristía de la apertura de curso 2017-2018 en la Universidad Pontificia de Comillas
  • “No solo se necesita una calidad en la enseñanza, sino también una transmisión de valores testimoniados”

Universidad Pontificia Comillas en Madrid acto académico de apertura de curso 2017-2018 6 septiembre 2017

“Los jóvenes no solo tienen necesidad de una calidad en la enseñanza, sino también de una transmisión de valores, no solo enunciados, sino testimoniados”. Con estas palabras se ha expresado el nuncio apostólico en España, Renzo Fratini, en la eucaristía con motivo de la apertura del curso académico 2017-2018 de la Universidad Pontificia Comillas en Madrid, en la mañana de hoy miércoles 6 de septiembre.

Ante una iglesia abarrotada entre profesores y estudiantes, y parafraseando al Papa, Fratini invitó a presentar a los alumnos “el conocimiento de que la vida es un bien”, que conlleva un compromiso frente a las propuestas “efímeras” del mundo actual. “La educación es un acto de amor, es dar la vida”, subrayó al recordar las palabras de Francisco en una audiencia a la Congregación para la Educación Católica en 2014.

Ante la mirada del provincial de los jesuitas, Antonio España, y del rector de la Universidad, Julio L. Martínez, Fratini ha invitado a la comunidad educativa a “profundizar en el servicio, afrontando los nuevos retos y oportunidades que se abren ante nosotros”.

Universidad Pontificia Comillas en Madrid acto académico de apertura de curso 2017-2018 6 septiembre 2017

En nuncio Fratini durante su homilía en la Universidad hoy

Gratitud, oración y Espíritu Santo

En su homilía, el nuncio ha presentado tres consignas que, a la luz de las lecturas del día, pueden guiar a maestros y alumnos a lo largo de este año: gratitud, oración y presencia del Espíritu Santo.

Precisamente a maestros y alumnos ha llamado a trabajar la gratitud como una invitación ignaciana: “San Ignacio lleva la gratuidad siempre presente”. “Escuchar y comprender es reconocer, y este reconocimiento se hace en la verdad”, añadía.

De la misma manera, ha animado a todos a promover una vida de oración que encamine a “la intimidad, la amistad y el diálogo con el Señor”. Así, apuntaba que “la contemplación es parte integrante de la vida de la Iglesia y de la vida cristiana”.

Para el nuncio, “nuestra misión es curar y librar del mal. La plena realización de nuestra vocación dependen de nuestra docilidad a las inspiraciones del Espíritu Santo. El Espíritu Santo actúa permanentemente en nosotros”.

Noticias relacionadas
Compartir