Los nuevos mártires de Canet, ejemplo de fidelidad y entrega

El cardenal Angelo Amato preside hoy en Girona la beatificación de siete misioneros del Sagrado Corazón asesinados en 1936

“Son un ejemplo de fidelidad a Dios y de entrega a los demás, que la Iglesia nos propone”. De esta manera define el superior general de los Misioneros del Sagrado Corazón, Marcos McDonald, a los siete nuevos mártires de su congregación que serán beatificados hoy sábado 6 de mayo en la catedral de Girona.

Será el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal Angelo Amato, quien presida esta ceremonia después de que el papa Francisco autorizara el 8 de julio de 2016 el Decreto que reconocía el martirio de los siete religiosos.

Conocidos como los mártires de Canet de Mar, el padre McDonald destaca de ellos que “vivieron  su vocación a la vida consagrada trabajando con  sencillez y entrega al servicio de la formación humana y espiritual de los niños y jóvenes” en esta localidad gerundense.  Antonio, Abundio, José, José-Oriol, Gumersino, Jesús y José tenían entonces entre 20 y 28 años. Durante dos meses fueron perseguidos hasta que el 29 de septiembre de 1936 fueron asesinados en el pueblo de Serinyà .

“Una beatificación no es una reivindicación”

“Los siete misioneros que serán beatificados son un testimonio de vida entregada hasta las últimas consecuencias”, reflexiona el obispo de Girona, Francesc Pardo, que ha subrayado que “una beatificación no es una reivindicación”.

Los restos de los siete religiosos se depositarán en la Capilla de los Mártires que la congregación ha restaurado en su honor en el santuario de Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús en Barcelona, que se abrirá al público mañana domingo 7 de mayo tras una misa de acción de gracias.

Noticias relacionadas
Actualizado
06/05/2017
Compartir