.


Libros

Periodismo y literatura (y 2)


En ‘El revés de la trama’ la obra de Pedro Sorela El sol como disfraz (Alfaguara, 2012). La recensión es de Javier Morales.

Canada<

Título: El sol como disfraz

Autor: Pedro Sorela

Editorial: Alfaguara, 2012

Ciudad: Madrid

Páginas: 360

JAVIER MORALES | Han transcurrido más de 70 años desde el viaje de Manuel Chaves Nogales por Europa, del que dábamos cuenta aquí. Aparte de poseer un estilo inconfundible y de una mirada capaz de atisbar las complejidades de la realidad sin anteojeras, sin caer en sectarismo, Chaves Nogales fue uno de los pioneros en el uso de la técnica. Mucho ha cambiado el periodismo desde entonces y, aunque no me tengo por pesimista, creo que en muchos aspectos a peor. Pérdida de independencia, devaluación del oficio, una situación que se complica con el paso del papel al periódico digital. Una transformación que no sabemos dónde nos llevará.

De todo esto sabe mucho Pedro Sorela, profesor de Periodismo en la Universidad Complutense, novelista que aún no ha tenido el reconocimiento que se merece, viajero y periodista cultural durante varios años en las páginas de Cultura del diario El País. Del oficio de periodista nos habla Sorela en El sol como disfraz (Alfaguara, 2012). Con una prosa certera y con una ironía no exenta de ternura, Sorela nos relata el auge y la caída de un director que llega a un periódico con la aviesa intención de ponerle unas gafas nuevas. Desde hace tiempo La Crónica del Siglo mira la realidad con un ojo vago y la cuenta con el otro, que no anda muy allá.

Picasso, el nuevo director, quiere que los periodistas de La Crónica del Siglo observen la realidad con una mirada que se aleje de los tópicos, el cáncer del periodismo y de la literatura. Y para conseguirlo deberá transformar la redacción, un microcosmos donde anidan la vanidad, la envidia, las rencillas sentimentales y la lucha por el poder, aunque sea el de escribir un titular. Un lugar donde se entierran los sueños demasiado pronto porque el tiempo, en los periódicos, corre el doble y envejece el triple.

Solo alguien como Sorela, capaz de analizar el mundo del periodismo desde ambos lados de la barrera, puede ofrecernos un retrato tan ácido y a la vez tan entusiasta de un oficio que, según García Márquez, es el más hermoso del mundo.

En el nº 2.894 de Vida Nueva

Actualizado
16/05/2014 | 07:00
Compartir