Sigue el encuentro desde esta misma web el miércoles 25 de Noviembre a las 18:00h (España). Recarga la página si no lo ves.

Olimpíadas del Resucitado

El obispo Alberto Iniesta, ante la próxima JMJ

ALBERTO INIESTA, obispo auxiliar emérito de Madrid | En el libro de los Hechos de los Apóstoles, después de la curación del paralítico, Pedro y Juan son interrogados por el Sanedrín, preocupado por la predicación de los Apóstoles sobre la resurrección de Jesús. Intencionadamente, los miembros del tribunal nunca emplean ese nombre, sino que le llaman simplemente ese hombre. Pero los apóstoles responden nombrando claramente Jesús al resucitado que había hecho realmente el milagro de la curación, como prueba de su resurrección.

En realidad, esta es la clave fundamental del testimonio cristiano. Hagamos lo que hagamos, estemos donde estemos, en último término siempre será porque Jesús resucitado nos lo ha encomendado y nos ha ayudado. Si no, o no habríamos venido o estaríamos buscando otros caminos.

Sin duda, es bueno y necesario que los cristianos trabajemos por amor a los pobres, por defender la justicia social, por promover la solidaridad, la paz y el bienestar en cada pueblo, etc.

Pero aun así, siempre debe quedar por encima o por debajo de todo nuestro testimonio que Jesús muerto y resucitado es la última razón de nuestra vida, de nuestro vivir y convivir.

Dentro de unos días se reunirán en Madrid cientos de miles de jóvenes de toda España y de todo el mundo, con ocasión de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Muchos actos culturales y cultuales se celebrarán en esos días, después de una ingente preparación por parte de la Iglesia de Madrid y de otras diócesis.

Pero todos esos generosos esfuerzos de preparación, de viajes y de celebraciones no servirían para nada si no llevaran por fuera y por dentro el anuncio y el testimonio de que el convocante es Jesús de Nazaret, el hijo de Dios, muerto una vez y resucitado para siempre.

Lleva años Madrid intentando conseguir la celebración de unos Juegos Olímpicos. Pero, en cierto sentido, las Jornadas de la Juventud son como unas Olimpíadas del Resucitado.

ainiesta@vidanueva.es

En el nº 2.764 de Vida Nueva.

ESPECIAL JMJ 2011 MADRID en VidaNueva.es

Compartir