.


Nuevos espacios de encuentro

Sebastia TaltavullSEBASTIÀ TALTAVULL ANGLADA | Obispo auxiliar de Barcelona

“Constituir comunidades acogedoras, espacios en los que nos sintamos amados y compartiendo la belleza de la fe, reconociéndonos hermanos los unos de los otros y nunca jueces…”.

“Como Jesús en el pozo de Sicar, también la Iglesia tiene el deber de sentarse junto a los hombres y mujeres de nuestro tiempo para hacer presente al Señor en sus vidas”. Lo dice el Mensaje final del Sínodo de los Obispos para la Nueva Evangelización. Muchas vasijas vacías y mucha necesidad de saciar el deseo más profundo del corazón; muchos pozos que se ofrecen y urgente capacidad de discernimiento para distinguir el agua limpia de la contaminada.

Para hacernos presentes en la diversidad de espacios que tenemos delante hace falta una fe capaz de asumir el riesgo de encarnarse como Jesús en la propia realidad humana y social, una fe decidida a testimoniar el fruto del encuentro personal con Él. Algo tiene que cambiar para que la nueva evangelización sea un hecho.

Constituir comunidades acogedoras, espacios en los que nos sintamos amados y compartiendo la belleza de la fe, reconociéndonos hermanos los unos de los otros y nunca jueces que han olvidado que Dios es amor. Comunidades que, poniendo a Jesucristo en el centro de su vida y actividades, son un atractivo por la novedad y la originalidad del mensaje evangélico que proclaman, y que llega al corazón.

Es tarea de cada cristiano buscar, descubrir y también crear cada día nuevos espacios de encuentro. Hemos de ayudar a percibir con toda nitidez la presencia del Señor que desea encontrarse con los que esperan que su sed sea saciada. Con humildad y favoreciendo un clima de amor, podemos irradiar el Evangelio y hacerlo creíble.

Acogemos con gozo la invitación a ser buenos comunicadores de la persona y del mensaje de Jesús, y aceptamos desde la fe el desafío de dar una nueva fisonomía a la Iglesia con los nuevos signos del Espíritu que cada día vamos discerniendo mediante la lectura orante de la Palabra y el compromiso de la Caridad.

En el nº 2.822 de Vida Nueva.

ESPECIAL LA NUEVA EVANGELIZACIÓN

Compartir