.


El éxodo que empuja

JUAN RUBIO, director de Vida Nueva | En Lampedusa, ciudad italiana que da nombre al autor de El Gatopardo, saltaron las alarmas con la llegada masiva de gentes del otro lado del Mediterráneo. Llegan buques para “vaciar la isla de extranjeros”. Nuevo éxodo que recuerda aquellos progromos zaristas. Egipto, Libia, Túnez, y pronto habrá más. A este lado del Mediterráneo, con los brazos cruzados y asomados con las manos viseras, viéndolos venir y viéndolos llegar.

España es el país con más costa en el Mare Nostrum. Las barbas del vecino se están afeitando. Hay que ir remojando las nuestras. Cuando las costas italianas estén saturadas, la vista se pondrá en España. Las pateras magrebíes van a quedar en mantillas ante lo que se prevé: un Magreb empujando desde abajo, un Oriente que sigue cruzando el Danubio y un desembarco latino que no cesa. Toulouse es ya la capital de Marruecos.

Vaciar las costas, encarcelar a los que vienen y repatriarlos es solo sembrar vientos. Llegarán las tempestades. Es más fácil abrir el debate, poner el pensamiento a trabajar y dejar las vísceras lejos. Urge un pensamiento realista y positivo para combinar el difícil arte de la acogida con el de la propia y legítima identidad.

director.vidanueva@ppc-editorial.com

En el nº 2.748 de Vida Nueva

Compartir