.


Tándem Blázquez-Cañizares para la CEE

Ricardo Blázquez y Antonio Cañizares inauguración de la 109 Asamblea Plenaria de la CEE 13 marzo 2017

“No significa una vuelta atrás”, asegura el cardenal de Valladolid, reelegido presidente de los obispos

Ricardo Blázquez y Antonio Cañizares inauguración de la 109 Asamblea Plenaria de la CEE 13 marzo 2017

Los cardenales Blázquez y Cañizares ayer en la sede de la CEE

JOSÉ BELTRÁN–JOSÉ LORENZO | “Ninguno de nosotros tenemos el reloj parado. Vuestros relojes, el de don Antonio y el mío marcan la misma hora. Esto no significa vuelta atrás, sencillamente es una segunda vez”. Con estas palabras Ricardo Blázquez se presentaba ante los periodistas como presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y justificaba la elección de Antonio Cañizares como vicepresidente. Y es que la nueva cúpula de los obispos españoles para los próximos tres años coincide con el tándem que ambos formaron entre 2005 y 2008. “Fue una convivencia muy normal, muy a gusto para todos, y estoy seguro de que seguirá siéndolo en este nuevo trienio”, apuntó el cardenal arzobispo de Valladolid.

Con su leve sonrisa, Blázquez llegaba a la sala de prensa de la CEE hoy martes 14 de marzo, después de lograr en primera y única ronda oficial un total de 52 votos, frente a 20 de Cañizares y 4 para Osoro. Ya la votación de sondeo en la tarde de ayer lunes despejaba toda duda, en tanto que en esa primera votación logró la mayoría simple necesaria para su reelección, muy por delante de los demás prelados.

Una vez reelegido Blázquez, Cañizares se impuso en la ronda de elección como vicepresidente con 45 sufragios, frente a los 28 que recibió el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, y otros tres que apuntaron al arzobispo de Barcelona, Juan José Omella.

“Estamos todos unidos por el sacramento y la misión, una misión que nos desborda y que el Señor nos confía”, fueron las primeras palabras de Blázquez a los demás obispos tras el aplauso por su nombramiento, al que él respondió con un “sencillo” agradecimiento, a la vez que ofreció “mis servicios para lo que la CEE me requiera y en la medida en la que quepa, de la Iglesia en España”.

En clave interna, y quizá consciente de las resistencias ante las reformas del papa Francisco, señaló que “hacia dentro mi labor es moderar, que todos tengan la garantía de lo que significa su ministerio y responsabilidad, que todos tengan libertad para hacer oír su voz”.

En la ronda de preguntas, Blázquez respondió a la petición de Podemos de eliminar la emisión de la misa de la programación de La 2 de TVE, apuntando que “tenemos que respetar todos la libertad religiosa, en tanto que es un derecho constitucional”.

 


LEA TAMBIÉN:

Compartir