La revolución de Juan Carlos Elizalde en la Curia de Vitoria

Juan Carlos Elizalde obispo de Vitoria con los miembros del nuevo consejo episcopal vicarios

El obispo nombra a los miembros del nuevo consejo episcopal

Juan Carlos Elizalde obispo de Vitoria con los miembros del nuevo consejo episcopal vicarios

El obispo Elizalde con la nueva Curia diocesana

VICENTE L. GARCÍA (VITORIA) | Era uno de los temas pendientes para su primer curso pastoral y decidió dejarlo zanjado antes de cumplir el primer año desde su ordenación y toma de posesión. El obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, ya tiene esa “fraternidad sacerdotal” que deseaba como equipo de trabajo cercano. Hubo consulta diocesana en diciembre a las bases, pero nunca llueve a gusto de todos. Por eso, de diversas maneras, y en momentos diferentes, Elizalde ha recordado el concepto de “elección inclusiva” con la que se identifica la Iglesia. Es decir, como comentaba recientemente: “Quiero que quienes salgan elegidos sientan que en ellos son elegidos todos los demás; y que quienes no se sientan representados o elegidos, que se sientan representados por los elegidos”.

Y así, el pasado 16 de enero, juraban sus cargos los nuevos vicarios de la Diócesis: el salesiano Carlos G. Llata como vicario general; Luis A. Preciado y Unai Ibáñez como vicarios de Vitoria-Gasteiz; Nunilo Ceballos y Álvaro Gastón como vicarios de la Zona Rural; José María Izaga como vicario Pro Senior; y Alfredo Arnáiz, vicario para la Vida Consagrada, Sacerdotal y Vocacional. A los miembros del nuevo consejo episcopal, Elizalde les ha recordado que “si hay misión, hay don” y “que Dios capacita a los que elige”.

Entre las sorpresas del nuevo organigrama diocesano, además de la sensación de muchos de que se abre una nueva etapa en el gobierno de la diócesis vasca, está la de la elección de un religioso como vicario general, muestra de especial confianza en la Vida Consagrada, así como el aumento de vicarías respecto al equipo anterior.

No ha pasado por alto el final, tras 38 años de servicio como vicario general, de Fernando José Gonzalo-Bilbao, labor que comenzó desempeñando con el obispo José María Larrauri, acompañando todo el episcopado de Miguel Asurmendi y ayudando a la transición con Elizalde. El papa Francisco ha reconocido su trayectoria concediéndole el título de capellán de Su Santidad.

Publicado en el número 3.020 de Vida Nueva. Ver sumario

 


LEA TAMBIÉN:

Actualizado
20/01/2017
Compartir