Sigue el encuentro desde esta misma web el miércoles 25 de Noviembre a las 18:00h (España). Recarga la página si no lo ves.

El Papa alaba en Suecia los frutos del diálogo entre católicos y luteranos

papa Francisco viaje visita Suecia para conmemorar 500 años Reforma católicos luteranos evento ecuménico en el Malmo Arena

“Genera confianza y confirma el deseo de caminar hacia la unidad”, dijo en un acto ecuménico en Malmö

papa Francisco viaje visita Suecia para conmemorar 500 años Reforma católicos luteranos evento ecuménico en el Malmo Arena

Espectacular puesta en escena del evento ecuménico en el Malmö Arena

M. GÓMEZ | En la tarde de hoy lunes 31 de octubre, el papa Francisco se ha dado un ecuménico baño de masas en el Malmö Arena de Lund. Era el segundo evento del breve pero significativo viaje a Suecia, después de la celebración en la Catedral Luterana de Lund. Un acontecimiento cercano –a pesar de la multitud de participantes– al estilo de los que se suelen realizar en los viajes apostólicos: música, testimonios y una alentadora intervención del Pontífice.

Que esta visita está siendo exitosa lo demuestra la declaración conjunta firmada en la Catedral o también el acuerdo que hoy han rubricado la Federación Luterana Mundial y Caritas Internationalis, una declaración titulada Together in Hope (Juntos en la esperanza), para desarrollar trabajo de promoción de la dignidad humana y la justicia social. Francisco valoró este hecho como un fruto más de la colaboración entre la Iglesia católica y la Iglesia luterana: “El diálogo entre nosotros ha permitido profundizar la comprensión recíproca, generar mutua confianza y confirmar el deseo de caminar hacia la comunión plena”.

El Papa llegó al estadio acompañado del presidente y del secretario de la Federación Luterana Mundial, Munib Yunan y Martin Junge, respectivamente, y del cardenal Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos. Con una puesta en escena espectacular a nivel visual y musical, el eje del encuentro fue las sucesivas intervenciones de cuatro personas que narraron sus experiencias, cuyos denominadores común eran el empeño en la solidaridad: la joven india Pranita, que ahondó en el maltrato a la creación; el sacerdote colombiano Héctor Fabio Henao, quien habló del trabajo conjunto entre católicos y luteranos en su país; Marguerite, una mujer de Burundi con una animosa narración sobre “la locura del amor” que le llevó a poner en marcha un proyecto a favor de los niños; y Rose, una refugiada de Sudán del Sur. Las cuatro alocuciones dieron pie al Papa para desarrollar su discurso.

Respuestas del Papa a los cuatro testimonios

  • “Comparto tu consternación –dijo, en primer lugar, refiriéndose a la india Pranita– por los abusos que dañan nuestro planeta, nuestra casa común, y que generan graves consecuencias también sobre el clima. Como bien has recordado, los mayores impactos recaen a menudo sobre las personas más vulnerables y con menos recursos, y son forzadas a emigrar para salvarse de los efectos de los cambios climáticos”. Francisco reclamó particularmente a los cristianos un estilo de vida y un comportamiento “coherentes con nuestra fe”.
  • Al Papa le agradó saber que en Colombia “los cristianos se unen para dar vida a procesos comunitarios y sociales de interés común”, y pidió a todos los presentes a rezar “por esa tierra maravillosa” para que “se pueda llegar finalmente a la paz, tan deseada y necesaria”.
  • También animó el Pontífice a Marguerite para que siga realizando su “admirable” labor: “Lo que tú consideras como una misión, ha sido una semilla que ha generado abundantes frutos, y hoy, gracias a esta semilla, miles de niños pueden estudiar, crecer y recuperar la salud”. Y añadió: “Has dicho que todos los que te conocen piensan que lo que haces es una locura. Por supuesto, es la locura del amor a Dios y al prójimo. Ojalá que se pudiera propagar esta locura, iluminada por la fe y la confianza en la Providencia”.
  • Finalmente, Francisco calificó a Rose como un ejemplo de “vida fecunda”: “Mientras escuchaba tu historia, me venía a la mente la vida de tantos jóvenes que necesitan de testimonios como el tuyo. Me gustaría recordar que todos pueden descubrir esa condición maravillosa de ser hijos de Dios y el privilegio de ser queridos y amados por él. Rose, te agradezco de corazón tus esfuerzos y tus desvelos por animar a otras niñas a regresar a la escuela y, también, el que rece todos los días por la paz en el joven estado de Sudán del Sur, que tanto la necesita”.

Revolución de la ternura

Precisamente hablando de los refugiados, el Papa lanzó un nuevo llamamiento a favor de la “revolución de la ternura”. Agradeció a los países que asisten a los refugiados, desplazados y solicitantes de asilo, “porque todas las acciones en favor de estas personas que tienen necesidad de protección representan un gran gesto de solidaridad y de reconocimiento de su dignidad”. Y recordó que para los cristianos es “prioridad” salir al encuentro “de los desechados y marginados de nuestro mundo, y hacer palpable la ternura y el amor misericordioso de Dios, que no descarta a nadie, sino que a todos acoge”.

Habló también de Siria y del “inefable sufrimiento” que “dura ya más de cinco años”, y agradeció el trabajo “verdaderamente heroico” de los hombres y mujeres que todavía están en el país prestando asistencia; y en este punto, solicitó a la comunidad internacional una “conversión de los corazones”. Precisamente, después de él, habló el obispo caldeo de Alepo, el jesuita Antoine Audo.

“Queridos hermanos y hermanas, no nos dejemos abatir por las adversidades. Que estas historias nos motiven y nos den nuevo impulso para trabajar cada vez más unidos. Cuando volvamos a nuestras casas, llevemos el compromiso de realizar cada día un gesto de paz y de reconciliación, para ser testigos valientes y fieles de esperanza cristiana”, finalizó el Obispo de Roma.

 


ESPECIAL PAPA EN SUECIA:

SOLO SUSCRIPTORES [PDF COMPLETO]:

  • A FONDO: Roma y Lutero se abrazan al fin en Suecia; por Antonio Pelayo, enviado especial
  • ENTREVISTA: Anders Arborelius, obispo de Estocolmo: “Este viaje es un gesto profético entre los conflictos y las dificultades”; por Darío Menor, enviado especial
  • OPINIÓN: Imperativos comunes; por Antje Jackelén, arzobispa primada de la Iglesia luterana de Suecia
  • OPINIÓN: Lutero anticapitalista; por A. Pelayo

DISCURSOS:

CRÓNICAS:

NOTAS DE ANTONIO PELAYO, enviado especial:

PARA SABER MÁS:

Compartir