Documento pastoral de la CEE: un Jesucristo ajustado a la doctrina

cruz pectoral crucifijo de un obispo vestido de negro

‘Jesucristo, salvador del hombre y esperanza del mundo’, un texto para “renovar el encuentro” con Jesús, cargado de orientaciones normativas

cruz pectoral crucifijo de un obispo vestido de negro

JOSÉ LORENZO | Dos meses después de ser aprobado en la Asamblea Plenaria de abril, el 6 de julio fue presentado en la sede de la Conferencia Episcopal Española (CEE) Jesucristo, salvador del hombre y esperanza del mundo. Instrucción pastoral sobre la persona de Cristo y su misión. Se trata de un documento cristólogico que ha querido ser ofrecido como complementario al nuevo plan pastoral de la CEE –que recoge las directrices del papa Francisco vertidas en la Evangelii gaudium– pero al que, en realidad, se le nota que es un fleco que había quedado pendiente del plan pastoral aprobado en 2011 y que causó cierto disgusto entre los obispos al ver su primera redacción.

El documento, redactado por la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe (CEDF), fue presentado el miércoles 6 de julio por su presidente, Adolfo González Montes, a quien acompañaba el secretario general del Episcopado, José María Gil Tamayo, y el secretario de la CEDF, Agustín del Agua. Su elaboración quiere ponerse en el contexto conmemorativo del 50º aniversario de la CEE, por lo que y, en continuidad con “la obra de renovación de nuestros predecesores”, los obispos afirman en el texto sentirse “hondamente motivados por la urgencia de comunicar la salvación al hombre de hoy y salir a su encuentro, respondiendo con la predicación y la actividad apostólica y pastoral a los retos de nuestro tiempo”.

Pero, advierten, “la purificación de la vida cristiana” en estas décadas “ha acarreado a veces dificultades y sufrimientos a la Iglesia por causa de las tensiones y dificultades padecidas en algunos momentos”, en parte debido a “la aceptación por muchos en la Iglesia del espíritu del mundo”.

De ahí que, en la introducción, se propongan como “guías fraternos del pueblo de Dios y custodios de la fe en Jesucristo”, epígrafe en el que justifican la instrucción pastoral aprobada por la CEE en 2006 Teología y secularización en España. A los cuarenta años de la clausura del Concilio Vaticano II. “No dudamos entonces en denunciar aquellas desviaciones a que ha dado lugar la honda secularización de nuestra cultura”, se recuerda. (…)

El texto, en donde predominan las citas de textos conciliares y del papa Francisco, pretende encuadrarse bajo la Evangelii gaudium, la hoja de ruta eclesial de Bergoglio. (…) Pero, de forma un tanto abrupta, acaban los preliminares justificativos, en donde se usan claves del actual Papa, para ir al meollo de la cuestión que se quiere aterrizar, y que parece tener que ver con la reafirmación de determinados postulados doctrinales, como si hubiesen quedado pendientes o no suficientemente clarificados en la instrucción de 2006.

Así, el documento aborda la concepción virginal de Cristo y el origen divino de Jesús. Asimismo, este apartado contiene otras afirmaciones, como si pretendiera despejar dudas. (…)

Vuelven luego nuevas reflexiones doctrinales, se resucitan la dictadura del relativismo y las críticas a la teología del pluralismo religioso, recordando las observaciones doctrinales hechas al respecto y citando a pie de página a uno de sus autores más destacados, el religioso jesuita Jacques Dupuis, fallecido en 2004, pero también a Andrés Torres Queiruga y al también jesuita Javier Melloni Ribas.

“No ha habido oposición al texto”

Preguntado en la rueda de prensa por la novedad del documento, Adolfo González Montes apuntó que “es la primera instrucción que aborda el tema [sobre Jesucristo] de manera monográfica”. El obispo de Almería afirmó también que el texto “no ha tenido esa oposición de la que se ha especulado”. “Que se considere más o menos oportuno, es comprensible”, concedió, pero también reconoció que el texto, de 106 páginas, concitó “menos debate y [fue] más consensuado” que la instrucción pastoral Iglesia, servidora de los pobres, el buque insignia de esta nueva etapa en la CEE.

Se refirió también a los “autores” que aparecen en algunas notas a pie de página, señalando que son notificaciones ya existentes. “Lo que es público se puede citar”, señaló. Y aunque afirmó que la instrucción “no se quiere que sea censura”, sostuvo que “los autores aludidos tendrán que constrastar lo que dice la fe con respecto a su propia dogmática”.

 

* ¿Quieres leer este artículo completo? ‘A fondo’ íntegro en este enlace solo para suscriptores

* Comprar el número suelto en la app de la Revista Vida Nueva nº 2.996: en iTunes o para dispositivos de Google Play

* Suscribirse a Vida Nueva

En el nº 2.996 de Vida Nueva. Del 9 al 15 de julio de 2016

 


LEA TAMBIÉN:

Actualizado
08/07/2016
Compartir