.


Juan José Omella: “España merece unos políticos que trabajen por todos”

Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, en el mercado de Santa Caterina de Barcelona junio 2016

Vida Nueva entrevista al arzobispo de Barcelona en vísperas del 26-J

Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, en el mercado de Santa Caterina de Barcelona junio 2016

El arzobispo Omella se pasea como un comprador más por el mercado de Santa Caterina de Barcelona

JOSÉ BELTRÁN Y JOSÉ LORENZO | Llegó a finales de diciembre. Pasó desapercibido para una clase política de resaca electoral. Pero en estos seis meses, todos han querido conocer al nuevo arzobispo. No por deferencia ni por hacerse notar. Pero sí por el eco que generan sus intervenciones, por los movimientos de este hombre llegado de fuera, pero que habla catalán. Y lo hace con unos chascarrillos y un acento propios de su pueblo, situado en la comarca turolense del Matarraña, que caen bien. Quizá porque Juan José Omella tiene también acento propio. Recibe a Vida Nueva, en plena cuenta atrás para las elecciones del 26 de junio.

En esta entrevista, el arzobispo de Barcelona habla de la próxima cita electoral de 26-J, la intención de voto, la posibilidad de que ningún partido obtenga la mayoría absoluta… “Sean cuales sean los resultados electorales, lo único que deseo es que los partidos políticos piensen en el bien común. España merece servidores que trabajen por todos y para todos, y no desde unas siglas políticas demasiado marcadas, porque todos somos ciudadanos. Trabajar en esa comunión por el bien de la sociedad y de España sería lo deseable y lo que yo le pido al Señor”, reflexiona Omella.

La Conferencia Episcopal Española (CEE) no ha emitido ninguna nota previa a las elecciones de junio –tampoco lo hizo en diciembre– porque, en opinión del arzobispo, “ya está dicho todo. No tenemos que salir en cada momento a dar recomendaciones a los ciudadanos. Vivimos en una sociedad madura, democrática, y nuestro pueblo sabe muy bien lo que tiene que votar. Recordarlo de vez en cuando está bien, pero no hacen falta grandes comunicados. En Iglesia, servidora de los pobres esetá escrito que trabajemos por los pobres, que miremos al bien común y desde nuestra fidelidad a los valores morales”.

Vuelve a citar esta instrucción pastoral de la CEE al hablar de la crisis, y asegura que “no estaremos contentos ni tranquilos mientras no llegue la recuperación económica al último de los más pobres. Tenemos que buscar una economía más social para que llegue a todos”.

“‘Amoris laetitia’ no es magisterio incierto”

En otro momento de la amplia entrevista concedida a este semanario, Juan José Omella responde a otras cuestiones de carácter más eclesial. Al hilo de reportaje publicado por VN sobre la descafeinada acogida a Amoris laetitia en España. “La interpretación se puede hacer de mil maneras. Todo lo que pide actitudes distintas nos cuesta aceptarlo. Amoris laetitia va en la línea de una actitud nueva. Eso cuesta, porque apela a la libertad y a la formación”.

Y más adelante, añade: Amoris laetitia no es magisterio incierto; es magisterio de la Iglesia fruto de dos sínodos. Además, es el Papa el que habla y nos pide una conversión a todos. El mismo Jesucristo pedía ese cambio, y a algunos les costaba. Nadie puede llamarlo herejía ni hay cambio en el magisterio”.

La conversación con el arzobispo de Barcelona continúa sobre las resistencias a las reformas de Francisco, el Episcopado español o el liderazgo del cardenal Ricardo Blázquez en la CEE.

En el nº 2.994 de Vida Nueva. Del 25 de junio al 1 de julio de 2016

 

* ¿Quieres seguir leyendo este artículo? Entrevista completa en este enlace solo para suscriptores

* Comprar el número suelto en la app de la Revista Vida Nueva nº 2.994: en iPad o para dispositivos de Android

* Suscribirse a Vida Nueva

 


LEA TAMBIÉN:

Compartir