.


La UPSA organiza un congreso para unirse al 50º aniversario de la CEE

logotipo del 50 aniversario de la Conferencia Episcopal Española

Expertos se reunirán en Salamanca para analizar la trayectoria y el papel de las conferencias episcopales

logotipo del 50 aniversario de la Conferencia Episcopal Española

MATEO GONZÁLEZ ALONSO | “Reflexionando y trabajando, desde el rigor de lo académico”, así se unirá la Universidad Pontificia de Salamanca a los actos de celebración por los 50 años de la Conferencia Episcopal Española, en palabras del vicedecano de Relaciones Institucionales y Comunidad Universitaria Jacinto Núñez, también presidente del Comité del congreso Conferencias episcopales: orígenes, presente y perspectivas.

Con la colaboración de todas las facultades de Teología y de Derecho Canónico del país, la que es la Universidad de la Conferencia Episcopal reunirá, entre el 2 y el 4 de junio, a casi una veintena de expertos para hacer una valoración histórica, teológica, canónica y pastoral de estos organismos que fueron el “primer fruto del Vaticano II”, como recordó Núñez en la presentación.

Un capítulo importante del congreso será el balance del papel de la recién nacida Conferencia en la Transición, de la mano del cardenal Fernando Sebastián –encargado de la ponencia de apertura– y de los historiadores José Ramón Hernández, Santiago Madrigal y Juan María Laboa. El papel de la Iglesia de España en este momento fue “fundamental”, como recordó el vicedecano: “La Iglesia hizo que los católicos se ‘apuntaran al carro’ del diálogo, de la concordia, del perdón, de la recuperación de libertades”, señaló.

En clave más teológica y pastoral, la Conferencia Episcopal ayudó a crear una imagen de “colegio”, incluso para “ser más operativos para las Iglesias de España”, recalcó Nuñez, sin olvidar el papel propio de la Curia romana y las diferentes diócesis. Por ello el congreso repasará el pensamiento del papa Francisco, la reflexión teológica de estos años, los diferentes planes pastorales, la presencia pública en la sociedad o grandes retos, siempre con elementos pendientes, como el ecumenismo, la función docente o la comunión entre Iglesias locales. Una oportunidad “para asumir el pasado para seguir renovando”, como recordó Ninfa Watt, portavoz del evento. Aunque en la historia de la Iglesia, “50 años no es nada”, aseguró Jacinto Núñez.

En el nº 2.989 de Vida Nueva

Compartir