Papa Francisco: “Si quien habla mal de los demás es cristiano ¡yo me hago ateo!”

Recordó ante sesenta mil asistentes a la audiencia general que “todos somos pecadores”

ÁLVARO ESPINOSA (ROMA) | El papa Francisco celebró este 29 de octubre su habitual Audiencia General, comentando que la grandeza de la Iglesia, está en su elemento divino, invisible, y no en el humano, “donde experimentamos nuestra fragilidad y nuestros límites”.

El Papa recordó ante sesenta mil asistentes a la audiencia general que “todos somos pecadores. Si alguno cree que no es un pecador, ¡que levante la mano!”.

Mirando a la multitud y complacido al ver que no había ninguna mano alzada, Francisco recordó que la Iglesia eran ellos, el pueblo de a pie, pues “a veces algunos dicen la Iglesia no hace esto, la Iglesia no hace lo otro…. Pero dime, ¿quién es la Iglesia? Los obispos, el Papa… ¡No! La Iglesia somos nosotros”.

De ahí que también la Iglesia – dijo el Santo Padre – a través de su realidad visible, como los sacramentos, el testimonio y el anuncio, está llamada a hacerse cercana a cada persona, comenzando por los más pobres, los que sufren o los marginados.

El Santo Padre señaló que por desgracia, “también, con frecuencia, experimentamos nuestra fragilidad y nuestros límites, y esto nos duele, sobre todo cuando damos mal ejemplo o nos damos cuenta de haber causado escándalo”. En tono muy fuerte y severo, el Papa abordó el escándalo de algunos cristianos “que están siempre en la iglesia pero después hablan mal de todos, despellejan a todos… ¡Que mal ejemplo! ¡Hablar mal de los demás! ¡Eso es un pecado! Si el que hace eso es un cristiano… ¡yo me hago ateo!”.

Como en otras ocasiones, el Sumo Pontífice, dijo que la murmuración “es un vicio extendido mucho más allá de los ambientes clericales. No sólo crea un clima malsano sino que es contraria a la esencia del cristianismo”.

  • Ver el Ángelus íntegro:


© Radio Vaticana-Centro Televisivo Vaticano
logo_radio_vatican-peq

LEA TAMBIÉN:

Compartir