.


El banco vaticano muestra por primera vez sus cuentas al mundo

El IOR publica el Informe Anual de sus cuentas en 2012, que acredita un beneficio neto de 86,6 millones de euros

puerta de entrada de la sede del IOR banco del Vaticano

Entrada de la sede del IOR

MIGUEL ÁNGEL MORENO | El Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como la Banca Vaticana, publicó hoy por primera vez en su historia un Informe Anual, correspondiente al ejercicio 2012, auditado por la consultora KPMG y en el que se acredita que la institución tuvo un beneficio neto de 86,6 millones de euros, cuatro veces mayor que el de 2011 (que fue de 20,3 millones), de los cuales 54,7 millones fueron transferidos al presupuesto de la Santa Sede y 31,9 fueron enviados a un fondo de reserva de la entidad.

Un “año exitoso”, según el presidente del IOR, el alemán Ernest von Freyburg, elegido presidente del consejo directivo y director general de forma interina del banco vaticano el pasado 26 de febrero, apenas días antes de que fuera designado Jorge Mario Bergoglio como papa.

Según Freyburg explica en el Informe Anual, la política del banco ha sido “conservadora”, ya que en su balance figuran más de 5 billones en activos y 769 en acciones, repartidas en “fundaciones mu sólidas”.

“Durante los últimos tres años, más recientemente en agosto de 2013, la Ciudad del Vaticano ha reforzado continuamente sus leyes y el marco regulatorio en el que operamos. Estamos comprometidos con el cumplimiento de estas leyes. Nuestras actividades son supervisadas por el regulador financiero del Vaticano, la Autoridad de Información Financiera”, explica Freyburg en su mensaje incluido dentro del Informe.

Según Freyburg, las razones de que el IOR haya tenido un beneficio sensiblemente superior al del ejercicio 2011 están basadas en el ambiente de altas tasas de interés, que han ayudado a los clientes del IOR de dos formas: “Nos hemos beneficiado por un interés relativamente alto en nuestra cartera actual, particularmente durante el inicio del año, y consecuentemente nos hemos beneficiado del incremento del valor de mercado de las medidas de seguridad tomadas en nuestras cuentas de ahorro”, informa el alemán.

Los clientes del IOR

Entre los otros datos que aporta el informe se destaca que el IOR maneja actualmente alrededor de 6,3 billones de euros en depósitos, gestionados en diferentes formas, directa o indirectamente por la banca vaticana.

Los clientes del IOR, objeto de habitual polémica, son cifrados en 18.900 por el informe y desgranados también en el Informe Anual, en el que se asegura que el 50% de sus clientes son órdenes religiosas; el 15% oficinas de la Santa Sede y Nunciaturas; el 13% cardenales, obispos y clero en general; el 9% diócesis; y los restantes (un 13%) serían empleados e institutos de educación religiosa.

Además, el banco vaticano afirma que no se aceptan “clientes individuales sin relación con la Santa Sede”, aunque sí personas jurídicas o físicas unidas a la Iglesia Católica.

“La misión es servir a la Iglesia”

El Informe viene prologado por unos breves textos de la comisión de cardenales formada por el cardenal italiano Tarcisio Bertone, el cardenal indio Telesphore Placidus Toppo, el cardenal brasileño Odilo Pedro Scherer, el francés Jean-Luis Tauran y el italiano Domenico Calcagno.

En este breve mensaje recuerdan que la misión del IOR es “servir a la Iglesia Católica, en particular a sus obras de caridad y actividades misioneras, salvaguardando sus activos y facilitando servicios de financiación”.

También Mario Salvatore Ricca, nombrado por Francisco el pasado 15 de junio como prelado para el IOR, expresa su “firme convicción en la ayuda a la Iglesia y la transformación” que dice “está produciéndose en la Ciudad del Vaticano”. “En este tiempo de cambios y reformas, el trabajo en el IOR ha sido contante y con dedicación”, asegura.

Más información, en el nº 2.865 de Vida Nueva

Suscribirse a Vida Nueva [ir]

Compartir