.


‘Lincoln’: lecciones de historia

Lincoln fotograma de la película

Lincoln fotograma de la película

J. L. CELADA | Días atrás, el demócrata Barack Obama accedía a un segundo mandato como presidente estadounidense. Una escena –la de su toma de posesión– del todo improbable si hace casi 150 años un antecesor suyo en el cargo, el republicano Abraham Lincoln, no se hubiera dejado literalmente la vida en el empeño de sacar adelante la 13ª Enmienda a la Constitución. Esa que venía a abolir la esclavitud de manera oficial y permanente, y liberaba de tan indigna condición a los millones de afroamericanos que residían sobre todo en los estados sureños de la Unión.

Corría la segunda mitad del siglo XIX, en concreto enero de 1865. El país llevaba cerca de cuatro años sumido en una fratricida Guerra de Secesión que había dejado ya 600.000 bajas. En medio de esta época convulsa, la carismática figura de Lincoln emerge como faro y piedra de toque para un pueblo llamado a restañar viejas heridas si quiere recuperar la confianza en el futuro.

De todo ello –del hombre, del mandatario, de las complejas circunstancias familiares y políticas que deberá sortear en sus últimos cuatro meses de vida y de gobierno– nos habla este Lincoln, nuevo trabajo de Steven Spielberg y un modélico retrato-homenaje de uno de los padres de la patria americana.

De la mano del veterano cineasta y un Daniel Day-Lewis cuya interpretación (¿o quizás habría que decir mimetización?) agota todos los calificativos, descubrimos un período apasionante en la historia de aquella joven nación. Tanto que, a ratos, los tejemanejes iniciales de congresistas y otros mercaderes de votos desbordan la capacidad de asimilación del espectador durante la primera hora de metraje. Sin embargo, tal aluvión de datos se da por bien empleado cuando uno intuye la magnitud de lo que está a punto de suceder.

La cámara siempre elegante y precisa de Spielberg nos conduce desde la Proclamación de Emancipación de Lincoln, anunciando que todos los esclavos de los Estados Confederados de América serían liberados, hasta la definitiva aprobación en el Congreso de la muy debatida 13ª Enmienda. Sin olvidar la necesaria búsqueda de una paz que ponga fin al conflicto civil entre hermanos que desangra al país.

Por el camino, con la inestimable colaboración de nombres como Tommy Lee Jones, Sally Field…, nos emocionaremos y sufriremos con un Lincoln entregado a la causa de la libertad y la justicia para todos sus compatriotas. Conoceremos al personaje público, pero también al padre de familia y al esposo; y entenderemos cómo ciertas conquistas restablecen el equilibrio natural y nos hacen a todos más humanos.

Aunque preocupado por los mismos temas (El color púrpura o Amistad daban cuenta de ello con más pena que gloria), con Lincoln ha regresado el Spielberg de las mejores tardes y las grandes lecciones. De historia y de cine. Como bien dice su protagonista, “el tiempo siempre cuaja las cosas”. Y él hace mucho que soñaba con este proyecto.

FICHA TÉCNICA

TÍTULO ORIGINAL: Lincoln.

DIRECCIÓN: Steven Spielberg.

GUIÓN: Tony Kushner.

FOTOGRAFÍA: Janusz Kaminski.

MÚSICA: John Williams.

PRODUCCIÓN: Kathleen Kennedy, Steven Spielberg.

INTÉRPRETES: Daniel Day-Lewis, Sally Field, David Strathairn, Joseph Gordon-Levitt, James Spader, Hal Holbrook, Tommy Lee Jones, Walton Goggins, John Hawkes.

En el nº 2.833 de Vida Nueva.

Compartir